La Sala Penal le prolongó la condena al panadero que mató a golpes a un policía

En un nuevo paso por la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia, la causa contra Jonathan Moreyra Cironi, condenado por matar a golpes al policía Néstor Manquepán, acentuó su situación. Cuando se le impuso la prisión perpetua el tribunal declaró inconstitucional la ley 25.892 y de esa manera lo habilitó a solicitar la libertad condicional cuando cumpliera 20 años en prisión, pero ahora el máximo órgano de Justicia de la provincia revocó aquella decisión y el panadero no podrá pedir dicho beneficio hasta no haber cumplido 35 años encerrado.

En agosto, Jonathan Moreyra Cironi cumplirá seis años en prisión. El 8 de ese mes de 2010, mientras se extendía su celebración por el Día del Panadero –que había sido el miércoles 4, pero sus empleadores lo agasajaron el sábado 7 con un asado— se cruzó con el policía Néstor Manquepán, desgraciadamente para ambos.
El desenlace fue trágico. El policía se iba a trabajar, lo apremiaba el tiempo y estaba reincorporándose de una licencia. El panadero trataba sin éxito de parar un taxi para que lo trasladara, pero su estado de ebriedad no lo ayudaba y los taxistas no se detenían. Ese habría sido el motivo que expuso en el juicio Moreyra Cironi, quien reconoció que estaba borracho y que nadie lo que quería llevar.
Por ello afirmó que le pidió al policía que le parase un auto y según él, el uniformado le habló mal; hubo un intercambio de palabras, el policía sacó su arma y efectuó tres disparos. Uno le rozó la sien al panadero, quien contaba con habilidades para la lucha. Le quitó el arma de un manotazo, la arrojó lejos de su alcance y con golpes certeros le desprendió uno de los pulmones. La muerte llegó en cuestión de minutos.
A los pocos días fue detenido y tras la investigación juzgado y condenado a 15 años de prisión por el delito de homicidio. La causa fue al Superior Tribunal de Justicia en calidad de consulta y allí los ministros entendieron que correspondía aplicar el agravante por la condición de policía, delito que conlleva la pena máxima.
La causa volvió a Comodoro Rivadavia para que se realizara el juicio de cesura, donde se le impuso la prisión perpetua y se declaró la inconstitucionalidad de la Ley 25.892, la cual fuera promulgada en mayo de 2004 tras la presión que ejerciera Juan Carlos Blumberg, padre de Axel, joven que fuera asesinado durante un secuestro.
La declaración de inconstitucionalidad le permitía a Moreyra Cironi reclamar la libertad condicional cuando cumpliera 20 años de prisión.
A todo esto, la Fiscalía presentó también su recurso extraordinario solicitando que se revoque la inconstitucionalidad declarada, aunque también el caso llegó a Corte Suprema de la Nación por medio de la queja que interpuso la Defensa Pública, la cual fue rechazada.
Con todo ese recorrido judicial, este mes el Superior Tribunal de Justicia volvió a expedirse sobre el caso y fue para hacer lugar al recurso interpuesto por el acusador público. De esa manera revocó el fallo que declaró la inconstitucionalidad de la ley 25.892, por lo que Moreyra Cironi no podrá pedir el beneficio de la libertad condicional hasta que cumpla 35 años en prisión. Ese tiempo lo utilizará para capacitarse y ya fue habilitado para estudiar Derecho.
Mientras tanto, su caso no fue girado a Ejecución y la semana pasada otros dos jueces locales debieron revisar de oficio la prisión preventiva que viene cumpliendo al no quedar firme la pena. Como no podía ser de otra manera, el tribunal confirmó su mantenimiento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico