La Secretaría de Cultura también recibió un área endeudada y con patrimonio deteriorado

"Yo he estado en varias transiciones y siempre quedan remanentes. Esperábamos una deuda abultada, pero no de estas características, teniendo en cuenta que queda un patrimonio destruido", consideró la ex concejal, Viviana Almirón.

Luego de que el domingo se conociera que el gobernador Mario Das Neves ordenó un relevamiento patrimonial del estado tras conocerse la pésima condición en que se recibieron vehículos y viviendas oficiales por parte de la gestión de Martín Buzzi, ayer El Patagónico pudo confirmar que este deterioro también se extiende a la Secretaría de Cultura que conducía Claudio Dalcó.
La información fue ratificada por la actual titular del área, la ex concejal de Comodoro Rivadavia, Viviana Almirón, quien aseguró que además del deterioro patrimonial existe una importante deuda con instituciones y proveedores, la cual ascendería a un mínimo de $7.000.000 y que podría llegar a ser altamente superior.
Según se confirmó, la deuda estaría dividida en dos partes casi iguales: una correspondiente al período 2015 y otra que afecta directamente el presupuesto de 2016 que en principio iba a ascender a los $43.000.000, un 15% más que el año pasado, aunque se estima que sea inferior a partir de las deudas que mantiene todo el Estado provincial.
"Tenemos una abultada deuda. Una deuda a pagar que está en Tesorería General que está en 3,5 millones de pesos y otro tanto del presupuesto 2016 que es lo que se está revisando porque cuando vos inicias en una transición un expediente a imputarse en el presupuesto del año siguiente, estás comprometiendo el presupuesto del primer año de la gestión que viene”, explicó la funcionaria al ser consultada por este medio.

VARIAS TRANSICIONES
"Yo he estado en varias transiciones y siempre quedan remanentes. Esperábamos una deuda abultada, pero no de estas características, teniendo en cuenta que queda un patrimonio destruido para trabajar porque el Estado tiene responsabilidad jurídica; las deudas pendientes se pagan y hay obras en marcha que se tienen que continuar; por lo tanto hay un presupuesto comprometido que todavía no se imputó y una flota deteriorada”, agregó.
Según se supo, la flota vehicular de la Secretaría de Cultura a la que se refiere Almirón, hoy estaría compuesta por 7 unidades: dos camionetas 2008-2009; un Renault Megane 2006 que se utiliza para realizar trámites en Rawson; un Toyota Corolla 2011 que está en espera de un arreglo pendiente por una deuda que mantiene el gobierno con la empresa; una Volkswagen Amarok en comodato, provista para la difusión del cine del Espacio Incaa; un viejo furgón y una Mercede Benz Sprinter, donada por la empresa Aluar el último mes de gestión para la promoción de los Centros de Encuentro.
A estos vehículos se debe sumar una Renault Kangoo 2013 que fue chocada y por la cual hay un sumario en marcha. “La flota vehicular y las computadoras están deterioradas. Pero todo el patrimonio y las instalaciones y el movimiento de personal han sido deficientes porque no ha habido una política pública de crecimiento”, criticó Almirón.
"Acá se pauperizó el presupuesto y pasamos de tener uno de los mejores presupuestos del país en el área de Cultura (estábamos en los primeros cinco de la Argentina), a verlo reducido a la mitad en estos cuatro años, con lo cual las acciones se fueron desdibujando", agregó.
"Por eso ahora vamos a trabajar con un presupuesto austero, tratando de trabajar ministerialmente codo a codo con Turismo y Familia y tratando de optimizar recursos para poder realizar la tarea", aseguró la funcionaria a quien la próxima semana le confirmarían con qué presupuesto podrá contar este año.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico