La Secretaría de Seguridad intentó sin suerte desalojar a la familia Nieves

Ante el avance de la máquina vial que ayer pretendía derribar la única casa que queda en pie en el terreno del barrio Quirno Costa, los integrantes de la familia Nieves formaron una cadena humana. La policía no intervino porque no había orden judicial y los Nieves continúan en el terreno.

Un nuevo y frustrado desalojo intentó ayer en horas de la mañana el personal de la Secretaría de Seguridad de la Municipalidad de Comodoro Rivadavia en el lote que ocupa la familia Nieves desde hace 5 años, frente a la feria La Saladita.
El martes se inició el operativo donde derribaron dos precarias viviendas, pero no pudieron expulsar a sus moradores, la mayoría niños y adolescentes.
El personal de cargo del titular del área, el ex comisario Antonio Zúñiga, regresó ayer al lugar con una retroexcavadora con la intención de derribar la única vivienda que fue reparada por los integrantes de la familia luego de la irrupción del martes.
Según aseguró Antonio Nieves a El Patagónico, ese lote fue adquirido en forma legal y por ello cuenta con la documentación que lo avala. Además, denunció ante el Ministerio Público Fiscal a las autoridades municipales por la supuesta ilegalidad del procedimiento, ya que en ningún momento exhibieron una orden firmada por un juez. Además, el personal actuó con sus rostros cubiertos por pasamontañas, como si fueran integrantes de alguna sección especial de la Policía provincial.
En este contexto, Zúñiga reiteró que “la ordenanza 10.417 se puso en vigencia en el año 2012 y nos faculta a notificar verbalmente y por escrito al desalojo de ocupantes ilegales. Como no acataron la medida, se procedió a cumplimentar la ordenanza de forma compulsiva -así lo determina la ordenanza-, utilizando la fuerza pública”.
En el nuevo intento de desalojo, los miembros de la Secretaría de Seguridad concurrieron acompañados por efectivos de las seccionales Cuarta y Séptima con sus respectivos jefes y de la división de Infantería. También estuvieron el titular de la Unidad Regional, Humberto Lienan, y el jefe de Operaciones, César Brandt.
Por su parte, los operarios de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) y de Camuzzi se encargaron que efectuar las desconexiones de los servicios de luz y gas, respectivamente. “El procedimiento se realizó en función de hacer cumplir las ordenanzas municipales”, insistió Zúñiga.
POLICIAS LAS 24 HORAS
El secretario de Seguridad afirmó que en el nuevo operativo “necesitábamos de la fuerza pública. Encontramos un 'aguantadero' precario; no había nadie en el lugar pero lamentablemente llegaron algunas mujeres con niños que vulneraron el cordón policial”.
Por ese motivo, el personal municipal solamente pudo levantar escombros y cargar en un camión las chapas y maderas de la casa del hijo de Antonio Nieves. "Una vez culminado el levantamiento se dispuso de una consigna con personal de Infantería durante las 24 horas del día porque quedaron mujeres y niños dentro de un precario lugar”, sostuvo Zúñiga.
Al mismo tiempo, el funcionario que sucedió a Carlos Marsó reconoció que “no se pudo demoler (la casa) porque estas personas están instaladas en el interior. Se quedan porque quieren, no residen allí y el espacio es muy peligroso porque es muy precario. Una vez que la casa sea deshabitada será demolida”.
El funcionario del Poder Ejecutivo indicó que además de usurpar un terreno fiscal, “el mismo está dentro de un radio transformador eléctrico y por una cuestión de seguridad no puede ser utilizado para vivienda. El espacio está reservado para una calle y claramente está demarcado con ese fin”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico