La sexagenaria detenida por venta de drogas tenía cámaras para vigilar quién entraba al pasaje Bouchardo

La sexagenaria detenida el lunes a la noche por la Brigada de Drogas Peligrosas de la Policía del Chubut controlaba a través de un monitor con una cámara de seguridad quién entraba al pasaje Bouchardo al 1.200 en el que según se investigó vendía drogas en su vivienda. Le secuestraron un kilo de cocaína fraccionada, dos balanzas, 50 gramos de marihuana, un vehículo y 15 mil pesos en efectivo.

El lunes a las 22, personal de la Brigada de Drogas Peligrosas de la Policía del Chubut a cargo de Julián Vilches y Andrés Ávila volvió a golpear al narcotráfico en Comodoro Rivadavia. Fue por disposición del Juzgado Federal de Primera Instancia, a cargo de Eva Parcio.

Luego de haber detenido a un joven que vendía marihuana a adolescentes en las 1008 Viviendas, la Brigada el lunes después de dos meses de investigación detuvo a una sexagenaria, conocida como "La Veci", y a su hijastro, un joven de 24 años, por estar relacionados a la venta ilegal de estupefacientes en el pasaje Bouchardo al 1.200 del barrio Centro.

Según pudo establecer El Patagónico, la causa se inició a partir de una denuncia anónima en la Fiscalía del Juzgado Federal donde se daba cuenta de la venta de drogas en una vivienda familiar del pasaje Bouchardo. Pero la denuncia advertía un dato no menos importante: "Que se cuiden porque tienen cámaras de vigilancia".

ESQUIVANDO CAMARAS

De esa manera, la juez Parcio les encomendó la tarea a la División de Drogas provincial para determinar si la denuncia tenía o no asidero.

Los policías se las ingeniaron para evitar ser detectados por las cámaras de vigilancia que "La Veci" tenía en su vivienda y desde las cuales controlaba a quien entraba y salía del pasaje, ya que las mismas estaban orientadas hacia el ingreso de un pasaje oscuro y tapado de árboles.

Los investigadores registraron las maniobras delictivas en las que los compradores de droga llegaban caminando y observaban en primera instancia la cámara de seguridad.

Con esa maniobra, "La Veci" desde el interior abría o no el portón. Una especie de "detección de rostro" a simple vista. Si lo conocía y el cliente no levantaba sospechas, se lo hacía pasar o se lo atendía a través del portón.

La cámara al parecer no grababa ya que no tenía DVR. Todo ese material fue secuestrado como prueba de las maniobras delictivas de los sospechosos. Algunos clientes se contactaban por teléfono y otros iban hasta el lugar. Desde adolescentes y jóvenes, hasta hombres de unos 50 años.

Según los vecinos, era vox populi que "La Veci" se dedicaba a vender drogas, pero hasta ahora no se había logrado sustanciar una investigación en su contra.

Cuando ingresaron al lugar, integrantes del Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP) encontraron un kilo de cocaína fraccionada y en "ladrillo", además de 50 gramos de marihuana. La sexagenaria en el interior de su casa tenía dos balanzas y 15 mil pesos.

Parte de la droga fraccionada "La Veci" la llevaba en su cartera. Incluso se le encontró droga en la habitación.

Al que también detuvieron fue a su hijastro, un joven de 24 años que vivía con ella y que según se investigó distribuía la droga en un Volkswagen Golf gris, que también fue secuestrado.

NO DECLARARON

Ayer la sexagenaria y el joven debieron comparecer ante la juez Parcio para someterse a la indagatoria pero ambos hicieron uso de su derecho a no declarar. De ese modo, la juez Parcio ahora tiene 10 días para decidir si los procesa. Mientras tanto, continúan bajo prisión preventiva.

En las próximas horas el Juzgado Federal que decretó secreto de sumario, tendrá los informes de los antecedentes de ambos detenidos.

Este diario supo que "La Veci" tiene causas por hurto menores. Es que a la mujer la han detenido en un supermercado intentando llevarse alimentos sin pagar.

La Brigada y el Juzgado Federal decidieron avanzar en los allanamientos para frenar la venta de estupefacientes en un sector que este diario ya había denunciado la semana pasada como inseguro. Es que en las inmediaciones del operativo del lunes se habían denunciado varios asaltos a punta de cuchillo.

A raíz de esas denuncias, la Policía de la Seccional Primera ahora todas las noches tiene un patrullero apostado con sus balizas en Vélez Sarsfield y Alsina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico