La sospechosa del asesinato de su ex ya lo había apuñalado en una pierna

Yuliana Uribe está detenida como presunta autora del homicidio de Samuel Ovejero, su expareja. El empleado municipal y boxeador amateur recibió dos puñaladas en el abdomen ayer a las 2 en el barrio Abásolo y falleció alrededor de las 3:50 en el Hospital Regional. Testigos señalan que el fatal desenlace se produjo en medio de una discusión que ambos mantuvieron en plena calle, sobre Chazarreta y Ortego, en la que Ovejero le exigía a Uribe que le devolviera una camioneta que le había prestado. Raúl Ovejero, padre del fallecido, comentó a El Patagónico que hace un año la joven ya había apuñalado a su hijo en una pierna.

Samuel Ovejero tenía 26 años y era padre de una niña de dos años y diez meses fruto de su relación con Yuliana Uribe (20), de quien se había separado hace un mes y medio.
Entre 2010 y 2012 Ovejero fue una promesa del boxeo comodorense y este año había retomado los entrenamientos. Surgió de la Escuela del Velódromo y en su mejor momento llegó a pelear con otras figuras promisorias como Carlos Santana.
Tras su separación había vuelto a vivir con sus padres mientras que su expareja alquilaba una vivienda en la extensión del barrio Máximo Abásolo.
Ayer a las 2, en las calles Ortego y Chazarreta de ese barrio, Ovejero recibió dos puñaladas en el abdomen, producto de las cuales falleció casi dos horas después en el Hospital Regional. La autora de la agresión habría sido Yuliana Uribe, en medio de una discusión en la que el hombre le habría exigido la entrega de una camioneta que le había prestado.
De acuerdo a la investigación policial, Ovejero se acercó a la puerta del conductor de la Ford EcoSport –patente FRP 593- que conducía su expareja. Tras ser apuñalado en el abdomen, presuntamente por Uribe, el empleado municipal cayó malherido al lado de la camioneta estacionada y quedó tendido en la vereda.
El reguero de sangre se observaba ayer en la carrocería del vehículo secuestrado por la policía. Presentaba manchas hemáticas desde la puerta del conductor hasta el capot donde quedó marcada la huella de una de las manos de la víctima que intentó afirmarse en ese lugar antes de caer al suelo.
En el caso trabajó personal policial de la Seccional Séptima mientras que el Ministerio Público Fiscal dispuso la detención de Uribe a partir de testimonios y de un video grabado por un oficial de la Seccional Sexta que intervino en el lugar minutos después de la agresión.
Momentos antes del fatal desenlace, la madre de Yuliana Uribe -con dos niños en brazos-, había alertado a los hermanos de Ovejero, quienes residen en Ortego y García, de que Samuel le estaba pegando a la "Yuli".
Los hombres corrieron hacia el lugar y se encontraron con su hermano malherido, por lo que lo trasladaron en forma particular hacia el Hospital Regional.

"LO ANDABA BUSCANDO"

Raúl Ovejero, padre de la víctima, sospecha que se trató de un acto premeditado. En diálogo con El Patagónico sostuvo que la joven pasó varias veces frente a su casa tocando bocina.
"Él estaba de niñero ayer, y la nena no quería irse, como si hubiese presentido algo, la nena no quería irse. La piba (por Yuliana Uribe) andaba buscándolo. Después cuando ya pasó la tercera vez, pasaba a cada rato con la bocina, era para sacarlo a él de acá. Era que ya tenía todo preparado", consideró.
Raúl sostuvo que cuando se enteró que su hijo había sido apuñalado, trató de ir a auxiliarlo. "Yo saqué el coche y no me dejaron llegar hasta donde él estaba, yo lo vi tirado. Estaba la madre igual porque la madre (de Yuliana) los llamaba a los chicos (los hermanos de Samuel) porque Samuel le estaba pegando a la piba. Nada que ver", afirmó al negar que su hijo agrediera a su expareja.
"Ellos (los allegados a Yuliana) dicen que Samuel le estaba pegando y que aparecieron dos pibes a defenderla y nada que ver. Le preguntaban los policías y no sabía qué pibes eran. Y después otra gente dijo que los vieron a ellos solos ahí", sostuvo el padre.
Según Raúl, Samuel solo buscaba lo mejor para su hija. "Toda plata que agarraba le daba a ella para que haga el cumpleaños" de la niña que es en septiembre. "Toda changa que agarraba le entregaba todo a ella. Ya se había separado. El hacía de niñero porque ella se iba a estudiar y la dejaba con él", describió.
Ovejero trabajaba hace cinco años para el municipio en el Centro Cultural y luego de su separación había vuelto a practicar boxeo. "Había empezado a correr porque estaba solo y se sentía más motivado. Había empezado a guantear y le gustaba correr, era muy atlético", narró el padre. "Si hubiese andado de joda, bueno uno como que busca. Pero él estaba en su casa por lo visto con la nena, y ella no sé si andaría de joda, pero él estaba sano, no estaba tomado, ni nada, y vino así andaba como agitado y veía que la andaba buscando a ella para sacarle la camioneta, y ella hacía al revés, venía le hacía bulla, tocaba bocina y rajaba", insistió.
Raúl incluso recordó que el año pasado Yuliana ya había apuñalado a Samuel en una pierna. La información fue confirmada por la policía, que como contrapartida también busca corroborar situaciones de violencia intrafamiliar que la propia Uribe habría denunciado en la Comisaría de la Mujer.
La muerte de Samuel Ovejero representa el decimosexto homicidio registrado durante 2017 en Comodoro Rivadavia y se trata del segundo caso de este año en el que una mujer es sospechosa de haber asesinado a su pareja o expareja.
Durante la madrugada del 9 de abril último, en el barrio Abel Amaya, Pablo Rúa murió desangrado luego de haber sufrido un corte con una botella rota a la altura del antebrazo.
Su pareja, Noemí Ortiz, declaró que lo quiso "asustar para que me deje de pegar, no lo quería lastimar". Tras ser imputada por homicidio, recibió prisión domiciliaria al acreditarse las situaciones de violencia a las que había estado expuesta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico