La suba del boleto comenzaría a regir sobre el fin de semana

Debía empezar a tener vigencia el último domingo, pero su entrada en vigencia dependerá del tiempo que tarde la Comisión Nacional de Regulación del Transporte en cargar la nueva tarifa en el sistema SUBE.

La promulgación de la ordenanza que enmarca la suba del pasaje de colectivo en Comodoro Rivadavia data del 1 de setiembre de 2016 y dispuso que el segundo tramo de aumento del boleto comenzaría a regir el último domingo. Sin embargo, la implementación a nivel local del Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE) modifica el trámite necesario, ya que implica atravesar además una instancia nacional.
En ese marco, la Municipalidad remitió el viernes a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) la resolución marco que dispone la entrada en vigencia del aumento del boleto urbano a $11 en las líneas de la empresa Patagonia Argentina (actualmente es de $9) y de $14 en el caso de las frecuencias en las que presta servicio Transportes Diadema (actualmente es de $13).
Ahora resta que ese organismo nacional implemente los controles necesarios y envíe la información a sistemas para actualizar los validadores del SUBE que tomarán el nuevo precio del boleto local.
El primer tramo de la suba tomó más de 20 días entre la entrada en vigencia de la ordenanza y la implementación efectiva del nuevo costo del pasaje en octubre último. Ahora, según estimó ayer el subsecretario municipal de Control Operativo, Mariano Lamberti, será entre el viernes y el sábado cuando las expendedoras de boletos apliquen las nuevas tarifas.
Hay que recordar que la ordenanza que aprobó el aumento -publicada en el boletín oficial N°67 de 2016- prevé también un tercer y último tramo de aumento aplicable a partir de mayo de 2017 y que llevará el boleto a $13 (el de primera sección). No obstante, al igual que el tramo anterior, el precio está supeditado a un informe que durante abril deberá presentar el Ente de Control de Servicios Públicos para validar o rechazar el ajuste, de acuerdo a las cláusulas suspensivas que los concejales habían añadido al proyecto.
Es que de los tres escalones del aumento, el último era el más cuestionado. En todos los casos se esperaba contrastar el número de pasajeros que declara la empresa (entre los que se prorratea el costo total del servicio para determinar valor del boleto y subsidio municipal) con las cifras finales que arroja el sistema SUBE. Sin embargo, para el aumento de mayo próximo en el momento de tomar la decisión no había ninguna precisión sobre el esquema de costos.
Es que mientras la carga salarial de los choferes es la que mayor incidencia tiene en el costo total del servicio (impacta con cerca del 80% del total), la paritaria anual acordada por la Unión Tranviarios Automotor abarcó hasta diciembre último, pero no había una base de cálculo para estimar la primera parte de 2017 más que la proyección de lo que fue el último año. Así, el informe que el Ente de Control presentó para el tramo que se aplicará ahora había dado una variación de 10 centavos menos, pero las diferencias en mayo podrían ser mayores.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico