La terminal ayer fue un caos

Luego de dos semanas esperando la llegada de los bonos correspondientes al TEG, ayer la terminal fue un caos para quienes tenían que realizar pagos en la caja municipal, recargar el monedero electrónico, sacar pasajes o despachar encomiendas. Tal es así que la empresa Andesmar no pudo prestar servicios con normalidad porque la gente se abarrotó frente al mostrador de la delegación local de transporte.

Si bien la idea original era entregar 400 números para beneficiarios del Transporte Educativo Gratuito (TEG), luego aparecieron los otros 200 a los que se les había entregado número el 11 de marzo cuando se pausó la entrega de bonos.
El delegado local de Transporte, Gerardo Gaitán, recibió epítetos de diverso calibre, pero también entre las personas que estaban haciendo fila hubo malentendidos, forcejeos y diferencias.
Al recorrer el lugar, la gente declaraba que estaba desde la madrugada para ser de los primeros a las 8 cuando abrieran la delegación. Pero la mayoría llegó sobre las 7:30 y fueron armando dos filas, una que esperaba número y otra que ya lo tenía, lo cual generó rispideces entre la gente y debió intervenir el delegado.
Pero la gente no respetó las filas y fue un solo amontonamiento frente a la oficina de entrega de bonos y debido a la alta demanda tuvieron que respetar y atender a quienes les habían dado número hace 18 días.
Gaitán aseguro que ayer hicieron 600 trámites y que confiaban en que hoy se descomprimirá un poco la situación. El funcionario indicó que los bonos se entregan según marca el sistema; las personas que esperaban buscaban un promedio de 40 bonos.
También se explicó que los montos adjudicados a cada beneficiario está explicitado en el sistema del Ministerio de Educación y que a partir del 25 que se abre el sistema, se van descontando del total de bonos que se supone ya no utilizó; por eso les dan menos a algunos.
Debido a la sobredemanda que se dio ayer, tanto en la terminal como en la Universidad, Gaitán buscaba acordar con los responsables de Transporte de Rawson que se habilitara otro lugar, ya que el tránsito por la terminal era prácticamente imposible.
Hasta no hace mucho había cinco lugares habilitados, pero como la mayor demanda se daba en la terminal y en la Universidad, decidieron dejar solo estos.
Mucha gente ayer no pudo recibir el número y hubo molestias, por lo que se analizaba la posibilidad de que no se entregara número y se atendiera de acuerdo al orden de llegada. Reconoció también el delegado las dificultades que se generaron ayer: "estamos complicados; no solo te tratan mal sino que se pelean entre ellos en la fila".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico