La tranquilidad de las islas Gili

En Indonesia, son el lugar ideal para descansar mientras se disfruta de paradisíacas playas, actividades como snorkel y buceo en sus hermosos arrecifes.

Situadas a unos cuatro kilómetros de la costa norte de la isla de Lombok, estas tres islas son, desde hace décadas, refugio de turistas y mochileros. Cada islita tiene una pequeña población, que parece imitar la de abajo del agua, con ritmos pausados que se dejan mecer por la corriente.
Muchos visitantes recurren a este destino luego de haberse "decepcionado" de lo turística y concurrida que puede resultar Balí, un destino muchísimo más popular. Es que en las islas no hay transporte motorizado, la forma más veloz de moverse es en carro de caballo, y el único sonido que se impone es el de la naturaleza. Incluso la mayor de ellas, Gili Trawangan, no supera los tres kilómetros de largo por dos de ancho, siendo fácil recorrerla entera en poco más de una hora.
Las otras dos componentes del conjunto son Gili Meno y Gili Air, y aseguran que pesar de su proximidad, cada una tiene su personalidad propia. La misma fue otorgada por los propios viajeros por su conducta y preferencias. Por ejemplo, por ser la más grande, Gili Trawangan es donde se concentra la mayor oferta en cuanto a hoteles, bares y restaurantes, razón por la cual se la llama "la isla de la fiesta", atrayendo a los más jóvenes. Incluso algunos aseguran que existen numerosísimos locales que ofrecen abiertamente sus batidos o pizzas de hongos alucinógenos, con servicio "a domicilio". Sin embargo, termina siendo al igual que el resto de las islas, un sitio ideal para el descanso.
De todos modos si al llegar a Trawangan los viajeros desean una estadía más pacífica, Gili Meno o Gili Air es la mejor opción y a muy poca distancia. Ambas son todavía más pequeñas que la primera, en ellas el número de locales y servicios disminuye proporcionalmente.
En cualquiera de las tres uno de los mayores atractivos es la posibilidad de practicar buceo en sus arrecifes. La transparencia de sus aguas las convierte en un lugar ideal para los no iniciados en la materia, y son muchísimas las agencias que ofrecen sus servicios. Otras opciones de ocio abarcan desde excursiones entre las islas al alquiler de libros, para aquellos que hayan decidido no levantarse de la reposera en varios días.
Algunos rincones de las islas, como el Beach Club en Air o el Hotel Vila Ombak y el Le Pirate Beach Club en Trawangan, ofrecen sesiones de cine por la noche en la playa. Los asientos son cómodos sofás o pufs en los que incluso sirven la cena.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico