La UCR comodorense despide a un emblema

Siempre fue reconocido por su capacidad para conciliar posiciones, acercar adversarios, mediar en pos de superar conflictos, dialogar y comprender a quien pensaba distinto.

Jorge Eduardo Aubía nos deja con la misma forma sobria que caracterizó su vida pública y privada. En la intimidad de su hogar, rodeado de sus afectos, de sus amadas Cristina, Fernanda, Florencia, Belén, Nico y Matías.
Fue ante todo un hombre bueno. Un abogado reconocido y prestigioso que además tuvo una marcada vocación por la cosa pública. Primero como militante y dirigente de la Unión Cívica Radical. Luego en la función pública, sirviendo como ministro de Gobierno en la gestión del Dr. Atilio Viglione, y más tarde dos veces vicegobernador de la Provincia de Chubut acompañando al gobernador Carlos Maestro; diputado nacional e intendente de Comodoro Rivadavia.
Siempre fue reconocido por su capacidad para conciliar posiciones, acercar adversarios, mediar en pos de superar conflictos, dialogar y comprender a quien pensaba distinto. Pero también supo demostrar firmeza y carácter cuando había que enfrentar situaciones adversas y conflictivas, especialmente cuando le tocó liderar el Municipio en épocas difíciles, de escasez de recursos y altísima conflictividad social.
Nunca le sacó el cuerpo a ningún conflicto. Siempre recibió a todos los sectores y se puso a la cabeza de las situaciones. No concibió a la política como un modo de servirse sino para servir. Su gestión municipal fue un ejemplo de decencia y austeridad: iba todos los días bien temprano a su despacho, caminando desde su casa o en su auto particular.
Viajaba solo cuando era indispensable pues prefería estar al frente de los problemas y poner siempre la cara cuando se reclamaba su presencia. Desarrolló programas sociales sin clientelismo y no utilizó al Municipio como un botín de guerra político.
Dejó la gestión con una planta de personal más reducida que cuando asumió el gobierno. Tuvo una mirada estratégica de mediano y largo plazo. Supo fomentar el trabajo en equipo, convocar a cuadros técnicos y promover dirigentes jóvenes. Jamás tuvo una palabra ofensiva para con sus adversarios.
Cuando le tocó volver al llano retomó el ejercicio de su profesión de abogado. Siguió viviendo en su ciudad hasta el día de su fallecimiento. Todos lo podíamos ver caminando con su traje y su carpeta de abogado por las calles de nuestra ciudad como un vecino más.
Se va de este mundo con el cariño, el reconocimiento y el respeto de todos. De los que lo votaron y de los que pensaban distinto, pues todos reconocían en él a un dirigente honesto y comprometido.
Descanse en paz Dr. Jorge Aubía.
Comité Departamental UCR Comodoro Rivadavia
Presidente: Gastón Acevedo
Vicepresidente: Juan Gutierrez Hauri

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico