La UCR se suma al encuentro de rechazo a la central nuclear

El presidente del Comité Provincia de la Unión Cívica Radical, César Herrera, anticipó ayer que su partido estará presente en la cumbre para rechazar la instalación de la central nuclear en Río Negro, que el gobernador Mario Das Neves convocó para el lunes 29 de este mes. "Nos parece una idea excelente. Esta central, con el peligro que implica, debe ser rechazada por todos los chubutenses", afirmó el ex concejal comodorense.

El presidente del Comité provincia del radicalismo, César Herrera, confirmó ayer a El Patagónico que su partido se sumará "gustoso" a la cumbre para rechazar la instalación en Río Negro de una central nuclear, que convocó el gobernador Mario Das Neves, para el lunes 29.
"Vamos a estar en ese encuentro. Avalamos por completo la convocatoria y la posición asumida por el gobernador Mario Das Neves. Nuestra provincia y región es conocida por su medio ambiente, sus paisajes y recursos naturales. No podemos poner esto en riesgo por una central nuclear", sostuvo.
El dirigente radical indicó que la postura del Comité es compartida por la Convención Provincial y adelantó que ambos organismos partidarios emitirán un documento público en apoyo al encuentro y en rechazo a la planta impulsada desde el gobierno nacional.
"Nuestro partido ya tiene una posición tomada, hace muchos años, con la minería y también con la energía nuclear. El radicalismo, como supongo que hace la ciudadanía en su conjunto, rechaza esta planta, que se quiere instalar a muy pocos kilómetros de la provincia, poniendo en riesgo a la Península y a la población en general", concluyó.

TREVELIN TAMBIEN RECHAZA

El Concejo Deliberante de Trevelin también rechazó "de manera enérgica" la posibilidad de instalación de una central nuclear en la provincia de Río Negro, iniciativa que fue anunciada por el gobierno nacional desde China.
La decisión del órgano legislativo de Trevelin fue adoptada mediante la declaración N°12/17 y en su artículo primero rechaza , "de manera enérgica la presunta instalación de una planta de Energía Nuclear en la localidad de Sierra Grande, provincia de Río Negro, por tratarse de una medida en detrimento del medio ambiente, pregonando los derechos y garantías previstos en la Constitución Nacional, haciendo fundamental hincapié en la necesidad de instaurar energías renovables como una alternativa válida y limpia, sin comprometer a las generaciones futuras, conforme a lo dispuesto por las normativas existentes en nuestro detrimento".
En los considerandos de la declaración, los concejales fundamentaron el rechazo a la decisión del gobierno nacional en el artículo 41 de la Constitución Nacional que, entre otras cuestiones, establece que "todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano" y prohíbe "el ingreso al territorio nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radioactivos".
También el Código Ambiental de Chubut fue citado por los ediles como fundamento al recordar que, en su artículo primero, establece que "el mismo tiene por objeto la preservación, conservación, defensa y mejoramiento del ambiente de la Provincia, estableciendo los principios rectores del desarrollo sustentable y propiciando las acciones a los fines de asegurar la dinámica de los ecosistemas existentes, la óptima calidad del ambiente, el sostenimiento de la diversidad biológica y los recursos escénicos para sus habitantes y las generaciones futuras".
Agregaron que "la Patagonia es reconocida mundialmente como zona de protección ambiental en todos sus aspectos" y también pusieron de manifiesto que "existen en la provincia del Chubut regiones reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, referenciando a Península Valdés y la posible incorporación del Parque Nacional Los Alerces".
Los ediles de Trevelin también fundamentaron: "en los países más avanzados se están eliminando estas centrales nucleares, instaurándose energías limpias y sustentables, y que la región patagónica tiene condiciones óptimas para la aplicación de energías limpias".
"La energía proveniente de centrales nucleares tiene diversos precedentes negativos, los cuales conllevan altísimos costos ambientales, como es la contaminación, la generación de residuos y las posibles patologías en las que pudieran incurrir los habitantes de la región en cuestión, generando esta última un impacto irreversible en la salud".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico