La Vendimia culminó con el espectáculo "Con el vino en la piel"

Con la coronación de Victoria Colovatti, representante de Maipú, como reina nacional de la Vendimia 2017, finalizó la principal celebración de los mendocinos. Hubo postergaciones por cuestiones climáticas y accidentes, y la reprogramación de los espectáculos de rock.

El show de cierre, "Con el vino en la piel", no tuvo el brillo de otras oportunidades y a la fiesta de cierre también la faltó el tradicional espectáculo de fuegos artificiales, que con el marco de la Cordillera de los Andes realzaban el encuentro.
La nueva reina vendimial obtuvo 50 votos, emitidos por primera vez mediante el sufragio del público, que coronó virreina a la representante de San Carlos, Romina Méndez Pattaro.
La 81° edición de la Fiesta Nacional de la Vendimia en Mendoza tuvo su acto central en la noche del domingo 5 de este mes, tras los inconvenientes. El acto central se tuvo que reprogramar debido a que el jueves una grúa de grandes dimensiones cayó sobre las gradas e hizo estrellar contra el suelo una pesada parrilla de luminarias, lo que puso en riesgo la fiesta, aunque nadie salió lesionado.
Los más de mil actores y bailarines en escena exigieron mayor seguridad y, después de amenazar con que no se iban a presentar, los organizadores decidieron eliminar esas grúas con los paneles de luces.
También fueron suprimidos los números de danza aérea y telas que debían pender de las grúas, y se replanteó parte del guión y, finalmente, se corrió un día el acto central.
De todos modos, y ante un anfiteatro repleto, el Teatro Griego Frank Romero Day se llenó de baile, luces y música en vivo, con más de mil bailarines en escena.
Desde las 18, el predio comenzó a colmarse y pasadas las 20 ya contaba con un 80 por ciento de ocupación. Quienes no tenían entrada, como cada año, se ubicaron en los cerros aledaños, desde donde se aprecia todo el escenario.
Minutos antes del inicio se realizaron sorteos y los conductores interactuaron con el público, con una banda sonora de música mendocina durante toda la previa.
Pasadas las 22 comenzó el espectáculo, con el ingreso de las candidatas a reina al escenario, presentadas una por una y vestidas, por tradición, de color salmón. Mientras tanto, el público ya iba definiendo sus preferencias con sus aplausos.
Seguido a ello, aparecieron en escena los cientos de bailarines y músicos que dieron color al festival en doce cuadros, con representaciones artísticas y bailes folclóricos.
El show tuvo un homenaje al General San Martín en los 200 años del Cruce de los Andes; a Abelardo Vázquez, poeta de la Vendimia y a Fernándo Fader. También se representaron los males que acechan a la cosecha, los inmigrantes que llegaron al país y los trabajadores de la vid.
Durante una hora, el escenario de cinco niveles, coronado por un lago en sus pies, fue lugar de danzas y musicales. Participaron treinta artistas con discapacidad, diez niños y diez parejas de adultos mayores de 45 años.
La obra, que relató el viaje del hombre hasta su vino, basado en un texto poético que rindió homenaje al pueblo viñatero, a la gesta sanmartiniana del Cruce de los Andes y a los artistas mendocinos, no estuvo a la altura de ediciones anteriores.
Se intentó representar a través de diferentes cuadros a las costumbres y tradiciones cuyanas, utilizando un árbol como núcleo convocante entre el hombre y el cielo como sentido de pertenencia que los aferra a esta tierra, a sus raíces, y a la representación de la vida en Mendoza.
Se rindió homenaje a artistas y poetas mendocinos, como Juan Draghi Lucero, Tito Francia, Leonardo Favio, Armando Tejada Gómez, Abelardo Vázquez, Eliana Molinelli y Roberto Rosas, que aparecían en los diferentes cuadros.
La decisión de la organización, que generó una reacción adversa en el público, fue no incluir este año los tradicionales fuegos artificiales que siempre cerraban la fiesta. Su ausencia dejó una sensación de insatisfacción entre los presentes, que al ser privados del lumínico espectáculo de otrora, reaccionó con intensos silbidos.
Los bailarines despidieron el escenario al canto de un emotivo "sí se puede", luego de la preocupación vivida en los días pasados producto de los inconvenientes ocurridos en el predio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico