La vida de Barra estuvo marcada por violencia, robos y muerte

Axel David Barra era conocido en la zona sur de la ciudad por ser el hermano de "Chucky" Monsalvo, pero también, por los robos menores cometidos en casas de vecinos que lo llevaron a estar en varias oportunidades tras las rejas. En tanto, en el resto de la ciudad, el nombre de Barra estaba vinculado a un solo hecho: el crimen del remisero Ibarrola Yañez.

Axel Barra con tan solo 14 años fue acusado del crimen de un remisero en el año 2012. En este delito contó con el apoyo de Silvia Osorio, una mujer mayor condenada a 11 años de prisión por este hecho, y quien intentó deslindar culpas advirtiendo que desconocía que el menor estaba armado al momento del homicidio.

Para Barra, el delito por entonces no era novedad, su hermano "Chucky" Monsalvo era temido en el barrio Máximo Abásolo y alrededores por diversos robos a mano armada, que en marzo de 2013 lo llevaron a recibir una unificación de condenas que lo mantuvo tras las rejas 28 meses. Su última detención fue el año pasado cuando lo descubrieron robando con Gabriela Correa, más conocida como la "viuda negra".

Axel, por su parte, cayó por última vez el año pasado cuando fue descubierto junto a otro hermano robando en la casa de un vecino un caloventor y un equipo de música. En esa oportunidad pasó solo unas horas en la Seccional Séptima, ya que en la audiencia de control de detención, a pesar de que Fiscalía pidió prisión preventiva por reiteración de delitos, no fue otorgada por no contar con condenas anteriores.

A un año de ese hecho algunos vecinos y familiares aseguran que Barra ya estaba alejado del mundo delictivo. Hoy cumpliría sus 19 años y dejó a dos hijos de corta edad. Sin embargo, la pelea que se cobró su vida ayer a la noche, se vincula a un ajuste de cuentas no sólo por el crimen del remisero ocurrido en 2012, sino también por el crimen de Gustavo Flores ocurrido en el 2015, hecho que también dividió aguas en una de las zonas más calientes de la ciudad.

EL CRIMEN DEL REMISERO

El crimen tuvo lugar el 16 de febrero de 2012, a las 19:50 aproximadamente, cuando Oscar Ibarrola Yáñez, de profesión remisero, circulaba en su automóvil por avenida Del Parque a unos metros del Cañadón La Francesa, transportando Axel Barra (por entonces menor) y a Silvia Alejandra Osorio, junto a una bebé de 11 meses.


En un momento determinado Barra y Silvia Osorio hicieron detener la marcha del remís y mediante la utilización de un arma blanca le exigieron la recaudación y sus pertenencias personales e inmediatamente el menor comenzó a aplicarle diversos puntazos en distintas partes del cuerpo, mientras que Silvia Osorio se ubicó en la parte delantera del automóvil tratando de concretar la sustracción.


En ese momento y gracias a una ocasional pareja de transeúntes que pasaba por el lugar, se dio inmediato aviso a la policía, por lo que una dotación se dirigió al lugar y el personal policial observó a Ibarrola sobre el suelo. La víctima presentaba manchas hemáticas en su cuerpo. Personas que se encontraban auxiliándolo indicaron que los agresores tomaron por calle Amanecer y tras ellos fueron los policías. Así fue que se logró detención del menor cuando intenta introducirse a un camión Scania estacionado y arrojando el juego de llaves del automóvil de Ibarrola. Silvia Osorio fue detenida en la vía pública en una ubicación cercana al mencionado camión. La víctima, en tanto, fue trasladada al Hospital Regional donde falleció a causa de las heridas recibidas.

Aunque se reconoció a Barra como autor de las lesiones que terminaron con la vida del remisero, su corta edad 14 años determinaron inimputabilidad. En tanto en el año 2013 la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia confirmó, por unanimidad, la condena de 11 años y 6 meses de prisión que recibió Silvia Osorio por el homicidio en ocasión de robo que tuvo como víctima al remisero Oscar Ibarrola Yáñez.

En primera instancia la imputada había sido declarada penalmente responsable del delito de "homicidio en ocasión de robo" en calidad de coautora y, en la audiencia de cesura, fue condenada a la pena de 11 años y 6 meses de prisión. Dicha sentencia fue confirmada en segunda instancia por la Cámara Penal.


Por entonces los jueces consideraron la pena impuesta por el tribunal de primera instancia como adecuada por la gravedad del hecho y resaltaron la participación activa de Osorio en todo el hecho. Por las distintas posiciones en las que fue vista dentro del remís, como por su posterior huida junto al menor, autor de las heridas mortales a la víctima.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico