La vida gracias a los hermanos

Raúl "Chino" Arturo (55) y Magdalena Noé (34) tienen historias similares. Ambos sufrieron patologías que los llevaron a ser trasplantados de riñón y en ambos casos los donantes fueron sus hermanos.
El caso de Arturo es conocido por su actividad ligada al periodismo. A él le detectaron una poliquistosis renal crónica bilateral (2 riñones) en 1996, cuando comenzó a sentir los síntomas de la enfermedad.
Recién en julio de 2011 comenzó a realizarse diálisis, mientras estaba en lista de espera y finalmente el 30 de setiembre de 2013 se sometió al trasplante gracias a su hermano Héctor, quien le donó un riñón.
"Magda" comenzó con esta historia en 2004 cuando empezó a sufrir de presión arterial y retención de líquidos. En ese momento todavía vivía en Jovita, Córdoba. Allí realizó tratamientos que mejoraron su salud, hasta que en 2009, tras un bajón, tuvo que comenzar con diálisis. El proceso se extendió por cuatro años y cinco meses hasta que finalmente el 15 de mayo de 2014 se trasplantó. El donante fue su hermano, Rolando (37) quien desde un principio tuvo la voluntad de donarle el órgano.
"El siempre decía que quería donar el órgano, pero a mí me daba miedo. Cada vez que iba a Córdoba y viajaba para dializarme tres veces por semana me veía mal hasta que decidió hacerse los estudios. Fue un proceso complicado, pero siempre hay que poner la buena de uno y pensar en positivo", explicó la mujer, quien al igual que Arturo debe tomar más de 20 pastillas por día para poder mantener equilibrado su organismo y llevar una vida casi normal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico