Ladrones se llevaron más de $40 mil de la vecinal de barrio Parque

Una sucesión de casos delictivos que se registraron en el transcurso de esta semana bajo la modalidad de robos y asaltos con uso de armas de fuego pusieron en situación de alerta a la comunidad y en jaque a la policía. Además volvió a quedar en evidencia que una ciudad sin sistema de cámaras de video da ventajas a los malvivientes.

Caleta Olivia (agencia)
El último de los hechos ocurrió estimativamente entre las tres y las seis de la madrugada de ayer en la vecinal del barrio Parque, donde individuos desconocidos se llevaron una caja fuerte de color azul de reducidas dimensiones que estaba en el armario de una oficina, conteniendo una suma de dinero superior a los 40 mil pesos.
En principio los delincuentes saltaron un portón metálico, avanzaron por la playa de estacionamiento, barretearon la puerta de acceso al salón de fiestas y luego hicieron lo propio con la de la oficina administrativa. Allí revolvieron cajones, abrieron un armario y se apoderaron de la caja fuerte que contenía lo recaudado en concepto de alquiler del salón, cuotas de talleres comunitarios, además de algunos cheques y documentos de la institución barrial.
El robo fue descubierto alrededor de las nueve de la mañana cuando ingresó la secretaria Eva Hassanién, quien dio inmediato aviso a la policía.
Como hecho paradójico, en esa vecinal se realizan periódicas reuniones entre comisarios y dirigentes barriales para tratar la problemática de la inseguridad pública, pero además allí mismo hay una guardia diaria de efectivos del Comando Radioeléctrico que se retiran a las dos de la madrugada. Incluso pudo saberse que el sistema de cámaras de video había dejado de funcionar tiempo atrás por desperfectos e iba a ser sometido a reparaciones.

OTROS CASOS
El Centro de Jubilados y Pensionados de YPF que funciona en el predio del complejo SUPeH también fue "visitado" por desconocidos, en este caso durante la madrugada del miércoles.
Los ladrones no pudieron encontrar allí nada de valor, pero dañaron la puerta principal y otras cuatro de oficinas, sin que hasta ayer hubiera indicios de sus identidades.
En lo que respecta a asaltos a punta de revólver o pistola, esta semana se registraron por lo menos dos y uno de ellos, tal como lo informó El Patagónico en su edición de la víspera, ocurrió en el drugstore "De la Costa", protagonizado por dos motochorros, aunque sólo uno ingresó al local comercial ocultando su rostro con el casco protector.
De similar modalidad fue el asalto perpetrado a mediados de semana a una casa de seguros denominada "Liberty", ubicada en la calle José Hernández, sin que pudiera conocerse la cantidad de dinero sustraída.
Por estos hechos, la policía procedió a identificar a varios motociclistas que resultaban sospechosos, pero ninguno quedó detenido e incluso ayer mismo se observaron algunas corridas en una estación de expendio de combustibles céntrica.
Al margen de esos procedimientos, la nueva ola delictiva volvió a poner de manifiesto la inexistencia de cámaras de video y centro de monitoreo en la ciudad del Gorosito, ya que sólo se disponen de sistemas privados en comercios e instituciones bancarias.
En tanto, el amplio espectro de las calles sólo es vigilado por patrulleros policiales, algo que resulta insuficiente ya que los delincuentes esperan que éstos pasen para luego actuar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico