Laguna La Zeta: un rincón muy cerca de Esquel

Es un sitio alimentado de agua subterránea muy buscado para la práctica de deportes acuáticos, con una interesante variedad de alternativas en especies y modalidades de pesca todo el año. Se puede acceder en auto, caminando o en bicicleta, por un camino sinuoso que le da nombre a la zona.

Esquel se destaca como principal centro turístico de la provincia de Chubut. La ciudad exhibe orgullosa sus cristalinos cursos de agua, sus bosques frondosos y sus rústicos ambientes de montaña. Durante todo el año y hacia los cuatro puntos cardinales, es un destino que el turismo por el sur de Argentina no puede omitir. Pero a pesar de sus innumerables atractivos, uno de ellos se destaca por su belleza, tranquilidad y diversidad natural. Se trata de la Laguna La Zeta, un rincón del que pocos turistas conocen y que resulta un verdadero paraíso para quienes desean escaparse de los sitios más concurridos por los visitantes.
Está ubicada a solo 4 kilómetros del centro de la ciudad de Esquel, y cuenta con una superficie de 700 hectáreas. Para llegar se parte por Av. Fontana desde la Terminal de Ómnibus, se asciende al cerro Leónidas Alemán en forma de zeta con vistas panorámicas de la ciudad hasta llegar a la Laguna.
Fue declarada "reserva natural urbana" y es una interesante opción para hacer actividades y disfrutar al aire libre. Además está enmarcada en el centro de esquí La Hoya, el cerro La Torta, y el cordón montañoso donde se encuentra el Cerro 21.
Se puede llegar por auto o caminando, a caballo o en mountain bike por el Sendero Periurbano por el Arenal. Es una de las alternativas más recomendables para estar en pleno contacto con la naturaleza. Además aseguran que en invierno los paisajes son especialmente hermosos ya que los cerros que lo rodean muestran un manto de nieve que colorea las impactantes vistas.
El camino atraviesa un banco de arena volcánica en una de las subidas, entregando un valor agregado al lugar. Cabe destacar que la posibilidad de que el turista pueda disfrutar de la Reserva Natural Urbana Laguna La Zeta es el resultado de un trabajo realizado en conjunto entre los vecinos y el municipio, que ahora cuentan con la tarea de conservar este patrimonio natural.
La infraestructura actual es apenas una guardería de kayak para usuarios y empresas, aunque hay proyectos de inversión y mucho interés en construir paradores y hoteles.
La reserva posee un elemento protagónico que es el cuerpo de agua de 60 hectáreas ubicado en el valle central. Esta laguna tiene un origen glaciar y mantiene su nivel gracias a las precipitaciones anuales y los cursos de agua que aportan desde las laderas del valle. A su vez desagua de modo subterráneo a través del Arroyo Seco que aporta al sistema Esquel-Percy-Corintos-Futaleufú con vertiente al Océano Pacífico.
La presencia de la flora y la fauna se debe a que la Reserva está ubicada en lo que se denomina "ecotono", es decir, la transición entre el bosque y la estepa patagónica.
Habitan allí alrededor de 110 tipos de aves, y entre mamíferos, reptiles, anfibios y peces suman 146 especies animales aproximadamente. También abundan los invertebrados acuáticos y el zooplancton.
Desde la estructura de vegetación se pueden diferenciar siete ambientes: la laguna, la zona de juncales, el mallín, la estepa, las zonas de arbustos, y las zonas con vegetación arbórea que a su vez se diferencian en nativas y exóticas. Se registran especies nativas arbóreas (ciprés, maitén y ñire). Dentro de las exóticas predominan los pinos, que fueron introducidos en el año 1956, por sugerencia del técnico forestal René Eggman, conforman este paisaje, sauces y herbáceas.
En verano, sin lugar a dudas el principal atractivo es el balneario que abarca una superficie de 40 hectáreas, que suele ser poco concurrido y por ende ideal para disfrutar de la tranquilidad, enmarcado por un maravilloso cordón montañoso.
Además se pueden realizar recorridos en bicicleta, senderismo, trekking, kayak, kitesurf, pesca deportiva todo el año y otras actividades acuáticas en pleno contacto con la flora y la fauna del lugar, rodeados por la belleza de este ecosistema, que también es ideal para experimentar el avistaje de aves.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico