Lamonega "tenía un nivel intelectual brillante pero lo perdía su temeridad"

Así lo definió el especialista en psiquiatría y psicología que realizó el informe en base a la entrevista efectuada al imputado en el día en que finalizó la etapa de recepción de la prueba testimonial. El próximo miércoles, se realizará una audiencia de lectura de la prueba. Al día siguiente, es el turno de los alegatos finales de la Fiscalía, la querella particular, y los abogados defensores de Claudio Lamonega.

En la sala de audiencias de la Oficina Judicial de Sarmiento se desarrolló el decimosegundo día de juicio oral y público por el triple homicidio ocurrido el 23 de noviembre del año pasado.

En la audiencia declaró el Licenciado en Psicología, Daniel Schulman. El profesional, es integrante del Equipo Técnico Multidisciplinario (ETM) de la Procuración, en el Departamento de Psicología Jurídica Forense. Su diligencia en el caso, fue la realización de la autopsia psicológica de la víctima. Esta pericia, consiste en un estudio retrospectivo, indirecto de la conducta, personalidad y estado emocional, previos al fallecimiento de la persona. Para este tipo de estudio, el perito recurrió a todas las fuentes disponibles y accesibles, que le permitieron reunir la información necesaria y establecer el comportamiento de la persona, antes de su muerte.

También trabajó en el lugar del hecho, para conocer todos los detalles relacionados con las circunstancias y causas del fallecimiento. Entre las conclusiones del profesional, sostuvo que el perfil criminológico, evidencia "un trato frio hacia las víctimas. No hubo un aumento gradual emocional o de violencia". El especialista en psiquiatría y psicología relató el informe presentado a los investigadores, en base a la entrevista efectuada del imputado. En este sentido, describió los mecanismos de la personalidad de Lamonega y refirió "tenía un nivel intelectual brillante, pero lo perdía su temeridad".

Asimismo, aseguró que en el escenario del crimen, el riesgo para las víctimas era bajo. En tanto, el agresor debió tomar todos los recaudos para no ser descubierto. En otro orden, indicó que el autor era una persona "fría, esquemática, calculadora, con capacidad de planificación y ejecución".

Por último, refirió que el ejecutor evitó confortar con las víctimas y buscó su estado de indefensión. En este contexto, también declaró Herminio Gonzales, médico forense del Cuerpo médico Forense de la Circunscripción Judicial de Puerto Madryn.

Margarita Conchillo, madre de Marisa Santos, y abuela Lucas y Victoria Ramis también fue parte de los testimonios y su testimonio coincidió con el de otros declarantes, al momento de describir las características personales de su hija mayor, la definió como una mujer activa, cariñosa y sin enemigos. "El enemigo lo tenía a su lado, y no lo supimos ver", agregó. Asimismo, sostuvo que Lamonega se quejó ante ella en varias oportunidades, porque decía que Marisa no se ocupaba de hacer las tareas hogar.

Por último también vale aclarar que prestaron declaración la hermana y la madre del imputado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico