Lanatta vinculó al Servicio Penitenciario con la fuga

Uno de los condenados por el triple crimen de General Rodríguez, Martín Lanatta, afirmó ayer que contó con apoyo de un alto jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense para fugarse de la cárcel de General Alvear e insistió en vincular al ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández con el tráfico de efedrina, informaron fuentes judiciales.

Martín Lanatta (42) fue interrogado el miércoles en el módulo 4 de la cárcel de Ezeiza por la jueza federal María Servini de Cubría y el fiscal Juan Pedro Zoni, quienes quedaron a cargo de la investigación del crimen de Sebastián Forza (34), Damián Ferrón (37) y Leopoldo Bina (35) y también de la causa por el tráfico de efedrina.
Según explicaron las fuentes a Télam, los funcionarios partieron desde los tribunales federales de Retiro y llegaron al penal bonaerense poco después de las 11.
La jueza, dos de sus secretarios y el fiscal se quedaron hasta las 16 interrogando a Lanatta, quien en la que es su tercera declaración no aportó nuevos elementos para que avance la causa y reiteró declaraciones anteriores.
El condenado declaró como testigo, pero sin juramento de decir verdad, algo previsto en el artículo 249 Código Procesal Penal para aquellos a los que ya se les aplicó pena como partícipes del delito que se investiga o de otro conexo.
Lanata dio detalles de la fuga que el 27 de diciembre protagonizó con su hermano Cristian (44) y Víctor Schillachi (35) y la vinculó al accionar del SPB.
Lanatta dijo que se facilitó la evasión, mencionó a un jefe del SPB y aseguró que les dieron los medios para realizarla como parte de "una interna" en esa fuerza, aunque esa parte de su declaración será enviada al juzgado de Azul que investiga estos hechos.
En su testimonio, reiteró que llegaba a Aníbal Fernández a través de alguien a quien llama "Máximo", que no pudo ser ubicado por la Justicia todaví­a.
Consultado sobre el tema en radio 10, Fernández respondió: "Lanatta es la persona que más daño me ha hecho en la vida desde el punto de vista polí­tico porque me hizo perder la elección más importante de mi vida. Por mi, que diga lo que se le antoje".
Según uno de los prófugos del penal de Alvear, a "Máximo" lo conoció por sus ví­nculos en el partido bonaerense de Quilmes.
La magistrada le enumeró las tareas realizadas para ubicar a ese hombre en base a datos que él mismo suministró y le dijo que fueron infructuosas.
Por ejemplo, Lanatta habí­a mostrado una fotografí­a donde estaba él junto a otras personas y dijo que una de ellas era "Máximo".
En el juzgado, se ubicó a cada uno de los que aparecieron en esa imagen y quedó descartada esa posibilidad.
También se libraron oficios a fuerzas de seguridad y ninguna aceptó haber tenido a esa persona en sus filas.
Lanatta además volvió a decir que antes del triple crimen le prestó su teléfono celular a "Maximo" para que llamara a Forza y concretara una cita con él, Ferrón y Bina y reiteró su inocencia en el asesinato que ocurrió poco después.
El interrogatorio se realizó en una oficina del penal, hacia donde el condenado fue trasladado desde la celda de aislamiento en la que está desde que llegó a Ezeiza tras ser recapturado.

RECAPTURADOS

Los Lanatta y Víctor Schillachi estuvieron prófugos 14 dí­as luego de fugarse del penal de General Alvear el 27 de diciembre último.
Los tres y Marcelo Schillaci (36), hermano del anterior, cumplen prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez, cometido en agosto de 2008, y por el que aún permanece prófugo el empresario farmacéutico Ibar Pérez Corradi (38).
El 9 de enero, Martín Lanatta fue detenido en la localidad santafesina de Cayastá, mientras que su hermano y Schillaci continuaron la fuga, pero dos dí­as más tarde los capturaron cuando se escondí­an en una arrocera en la misma localidad.
Tras la recaptura, los tres quedaron alojados en el penal federal de Ezeiza y en febrero se les dictó la prisión preventiva por la evasión del penal y también por el ataque a tiros contra los policí­as de Ranchos Fernando Pengsawath (23) y Lucrecia Yudati (33), atacados mientras escapaban.
Además, el fiscal federal de Santa Fe, Walter Rodríguez, pidió las indagatorias de los Lanatta y de Víctor Schillaci, por los delitos de "robo, daños y resistencia a la autoridad" que le atribuyen haber cometido durante los operativos de recaptura en esa provincia, informaron ayer fuentes judiciales.
Además, a Martín Lanatta lo acusa de la "tentativa de homicidio" contra el efectivo de la Gendarmería Nacional José María Valdez, a quien hirió de un balazo en un brazo en las mencionadas circunstancias.
En la causa por la evasión, a cargo del fiscal general de Azul Cristian Citterio, también están imputados, pero excarcelados, el penitenciario César Tolosa, la ex suegra de Cristian Lanatta, Elvira Martínez (55); un hermano de Ví­ctor Schillaci, Franco (32); y un amigo de los evadidos, Marcelo "El Faraón" Melnyk (35); todos ellos por su presunta colaboración con la fuga.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico