"Las acciones gremiales le impidieron al Gobierno de Macri hacer lo que quiera"

Ricardo Peidro denunció "las políticas de ajuste oficial y la pretensión de avanzar sobre los derechos de los trabajadores". Rechazó la posibilidad de elegir entre "la preservación de las fuentes laborales y la lucha por el salario y la precarización".

El secretario adjunto nacional de la Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA), Ricardo Peidro, quien se escindió de la conducción de Pablo Micheli por diferencias metodológicas y políticas, aseguró ayer que la corriente ingresará este año a "nuevos tiempos de organización, luchas y conquistas", y afirmó que a partir de sus acciones gremiales "el Gobierno no pudo hacer todo lo que quiso".
"Aunque no es posible evaluar cuántos despidos hubiese habido sin las acciones realizadas por la CTAA, sí se puede afirmar que el ímpetu original del Gobierno para avanzar sobre los derechos se modificó porque no pudo hacer todo lo que quiso", afirmó Peidro.
El también jefe de la Asociación Agentes de Propaganda Médica (AAPM) denunció "las políticas de ajuste oficial y la pretensión de avanzar sobre los derechos de los trabajadores"; se pronunció por continuar las acciones gremiales este año "sin aguardar las decisiones que adopten otros sectores sindicales" y rechazó la posibilidad de elegir entre "la preservación de las fuentes laborales y la lucha por el salario y la precarización".
Peidro reivindicó "el rol de la central gremial respecto de su posición protagónica y su convocatoria permanente a la unidad" y rechazó "las especulaciones electorales de los sectores que sobre la base de la inseguridad en el país -mucho más abarcativa que un robo- procuran disminuir la edad de imputabilidad de los menores".
Peidro se opuso a lo que denominó "la criminalización de jóvenes y menores", sobre quienes recae "la mayor violencia del sistema capitalista", por lo que rechazó "su estigmatización, ya que es precisamente la sociedad injusta la que los somete y excluye".
"La realidad es consecuencia y responsabilidad de los grupos económicos concentrados y los empresarios, quienes procuran maximizar ganancias con la explotación trabajadora. Eso va en línea con la intención de modificar los convenios colectivos y reducir los aportes patronales, que perjudicaría a la seguridad social. Queremos empleo con haberes dignos y derechos; discutir las nuevas formas laborales sin renunciar a nada", puntualizó.
El dirigente rechazó la posibilidad de negociar paritarias "con techo"; ratificó la demanda del 82 por ciento móvil jubilatorio y la igualdad de género y realzó "las luchas de los sindicatos privados de la CTAA contra las impiadosas patronales transnacionales".
Peidro criticó "el modelo extractivista y depredador; las represas, la megaminería, el frucking y los agronegocios".
"Se inició una nueva etapa en la central en la calle Perón. No hay fractura. La construcción de la unidad popular está en debate, que estaba cortado hacia el interior de la CTAA. No se convocaba a reuniones y, las decisiones de la mayoría, eran desoídas. Hay que creer en el consenso, la democracia y la libertad sindical. ¿Fractura la mayoría que apoya el debate o las minorías que procuran imponer sus decisiones?", se preguntó el dirigente al referirse a las divisiones con el sector que lidera Micheli.
También sostuvo que "la mayoría de las decisiones adoptadas por el Consejo Ejecutivo y la Mesa Nacional no eran tomadas en cuenta y se determinaban caminos totalmente opuestos", a la vez que afirmó que "es inaceptable que las decisiones sean tomadas por cuatro dirigentes en una habitación para luego imponerlas al conjunto".
Para Peidro, sólo fortaleciendo a "las organizaciones sociales y sindicales de la CTA Autónoma se fortalecerá a los trabajadores", y señaló que "es increíble que aquellos que acusan de fractura ataquen a las entidades que integran la central desde hace años".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico