Las centrales gremiales unidas reclamaron por la ley antidespidos

En un documento unificado de las tres CGT y las CTA, las centrales obreras reclamaron que se declare la emergencia ocupacional, la universalización de las asignaciones familiares, la vigencia del 82% móvil y reiteraron la eliminación del impuesto a las Ganancias.

Las cinco centrales de trabajadores dieron este viernes una contundente demostración de fuerza contra el ajuste que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri y realizaron una encendida defensa del proyecto de Ley Antidespidos que ya cuenta con media sanción en el Senado.

De la movilización que protagonizaron las centrales que conducen Hugo Moyano, Antonio Caló, Luis Barrionuevo, Pablo Micheli y Hugo Yasky, participaron, según estimaron los propios organizadores unas 350 mil personas. Sólo el referente de los Gastronómicos se bajó a último momento del acto en rechazo a la participación de sectores vinculados con el kirchnerismo en la movilización.

Durante el acto, Caló anunció la reunificación de la CGT, hoy dividida en tres facciones distintas y le puso fecha: 22 de agosto.

Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento) fue el encargado de leer el documento consensuado entre las distintas centrales. Allí enunció los seis reclamos que elevarán al gobierno nacional:

-Ante la fuerte caída del empleo público y privado reclamaron al gobierno nacional declarar la emergencia ocupacional.

-El inmediato cumplimiento de la promesa de campaña de eliminar el Impuesto a las Ganancias.

-La universalización de las asignaciones familiares "porque nuestros hijos son iguales ante la ley y la sociedad.

-La plena vigencia del 82% móvil para los jubilados y la solución integral de la problemática previsional.

-La plena vigencia del derecho de huelga sin las limitaciones de ningún protocolo de seguridad.

-La no intromisión de ningún órgano externo en la vida institucional de los sindicatos.

Pablo Micheli fue el primero de los referentes gremiales en tomar el micrófono. En el escenario montado sobre la avenida Paseo Colón a pocos metros del monumento al trabajo, el dirigente de la CTA aseguro que "hay mucho para festejar porque cuando no se habla de otra cosa que de la grieta en distintos sectores, los dirigentes gremiales hemos dejado de lado nuestras diferencias para poner por encima los problemas de los trabajadores".

"Estamos protestanado en defensa propia porque nos meten la mano en el bolsillo todos los días" disparó y advirtió que hasta el momento "todas las medidas adoptadas por el gobierno nacional son en favor de los grupos económicos concentrados y ninguna a favor del pueblo".

"No tienen ningún plan para cambiar esta situación, el único plan que tienen es que sigamos pagando los trabajadores la crisis y que ellos se sigan enriqueciendo" sentenció y finalizó su breve alocución con una advertencia: "si no escuchan, habrá paro nacional".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico