Las cifras del horror: aumentó un 23 por ciento la cantidad de refugiados muertos

La dramática evolución en el número de fallecidos se explica, según la OIM, por un crecimiento de las muertes en el Mediterráneo, el Norte de Africa, Oriente Medio y el Cuerno de Africa.

El número de migrantes muertos en el mundo en su intento de buscar una vida mejor, alejada de la violencia o la pobreza, aumentó un 23 por ciento hasta 3.700 casos, la gran mayoría en el Mediterráneo, durante los primeros seis meses del año respecto al mismo período de 2015.
Así lo informó la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) al remarcar que si las cifras de decesos del primer semestre de 2016 se comparan con los datos de enero a junio de 2014, el incremento supera el 53 por ciento.
La dramática evolución en el número de fallecidos se explica, según la OIM, por un crecimiento de las muertes en el Mediterráneo, el Norte de Africa, Oriente Medio y el Cuerno de Africa.
El número de personas que perdieron la vida en otras regiones del mundo se mantuvo estable con respecto a 2015, e incluso en el Caribe y el Sudeste Asiático la cifra de decesos descendió.
De las 3.700 muertes producidas en el primer semestre de este año, el 78 por ciento fueron en el Mediterráneo cuando en 2015 representaron un 60 por ciento.
La gran mayoría de los casos se produjeron en la ruta del Mediterráneo Central (Libia-Italia), que comprende varios cientos de kilómetros, mientras que la del Mediterráneo Oriental (Turquía-Grecia) tiene tan sólo una docena de kilómetros.
En cuanto a la ruta del Mediterráneo Occidental (Marruecos-España), entre enero y junio murieron 45 inmigrantes, el triple respecto a los contabilizados en el mismo período de 2015.
En cuanto a Centroamérica, más de 200 personas han muerto en este período en su intento de llegar a Estados Unidos, aunque el informe de la OIM asume que debe haber muchas más víctimas sin registrar.
La mayoría murieron al caer del tren que cruza México, conocido como "La Bestia". No obstante el porcentaje ha descendido considerablemente respecto al año anterior.
En 2015, el 60 por ciento de los fallecidos en Centroamérica perdieron la vida en accidentes relacionados con el tren, mientras que esa cifra ha descendido este año al 37 por ciento.
Aunque muchos también lo hacen a manos de los traficantes de personas o en viajes a pie o en vehículo, donde hay menos control.
"Tenemos claro que la cifra de casi 200 fallecidos en el primer semestre del año no refleja la realidad y que ésta debe ser bastante mayor. Pero es muy difícil registrarlo. Hemos detectado que cada vez más los inmigrantes hacen la travesía en vehículos, hay muchos accidentes, y muchos muertos, pero es difícil identificar a los inmigrantes", explicó en rueda de prensa Joel Millman, portavoz de la OIM.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico