Las discrepancias son económicas

En conferencia de prensa, el secretario de Gobierno de la municipalidad, Máximo Naumann, brindó algunas precisiones técnicas respecto de la situación con la prestadora de transporte público de pasajeros, Patagonia Argentina, ratificando que no existe ninguna presentación formal sobre la voluntad de rescindir el contrato. "Me parecen llamativas las declaraciones de la empresa" indicó.


Naumann señaló que las reuniones con Patagonia son semanales y que "hay cosas en las que no nos ponemos de acuerdo", en referencia al interés empresario contraponiéndose a la administración del erario público y que hay carriles dispuestos en el contrato de concesión para solucionar esos contrapuntos y que el servicio se cumpla de acuerdo a ese mismo contrato, un objetivo por el que recordó se implementó el SUBE y se creó el Ente de Control.
"La premisa para nosotros es que haya una empresa, un Estado que controle y un servicio público eficiente" dijo, para agregar que los puntos de discrepancia con la empresa "son varios y van cambiando con los meses". Entre ellos planteó la existencia de deudas por subsidio provincial, aunque dijo que se fueron actualizando y que la municipalidad gestionó en ese sentido. Agregó que las demoras también se trasladan al subsidio nacional con diferencias en el precio del gasoil y altas y bajas de personal.
"La estructura de costos establece muchos ítems. Nosotros controlamos cada uno de esos ítems y hay meses que surgen diferencias de pagos" dijo, diferencias que han llegado a rondar el millón de pesos, produciendo por ende un ahorro de fondos públicos en ese monto, sobre la pretensión de cobro de la empresa. "A veces tenemos discrepancias en los montos con la empresa y hay un contrato que determina las formas en las que nos tenemos que poner de acuerdo" sostuvo.
Respecto de la pretensión de Patagonia de percibir su rentabilidad asegurada del 12% del esquema de costos -lo que hoy redunda en cerca de 4 millones de pesos mensuales – sin impuestos, Naumann admitió que ese es un punto de discrepancia, y que la municipalidad considera que el monto debe liquidarse antes de los impuestos.

FACTIBILIDAD
DE LICITACION
La posibilidad de que se rescinda el contrato de concesión arroja la pregunta inmediata de cuál es la factibilidad que tiene hoy Comodoro de re licitar el servicio, sea de manera monopólica a una gran estructura como está dado hoy el servicio, o abriendo el juego a diversas pequeñas prestadoras licitando por líneas o ramales, como ocurría hasta la década del 80.
Al respecto, Naumann admitió que se sabe que los monopolios no son buenos y que la competencia perfecta es el mejor sistema, aunque consideró que "por algo" se fue dando el sistema actual en Comodoro tras la quiebra de otras transportistas.
"El servicio se debe mejorar. Será una discusión a dar viendo las pautas, si son para una recisión contractual o no, y sobre todo poniendo énfasis en el cuidado del patrimonio municipal y la prestación del servicio porque hay muchos usuarios que necesitan un transporte y que el transporte sea eficiente y de calidad", sostuvo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico