Las Escuelas 91 y 493 ya tienen su nuevo edificio

El gobernador inauguró ayer las Escuelas Primaria 91 y de Nivel Inicial 493 en el barrio Valle C. El mandatario provincial rescató la importancia de "seguir avanzando" en la construcción de nuevas escuelas. Planteó que son uno de los primeros peldaños de "la verdadera inclusión social".

En una emotiva ceremonia, el gobernador Mario Das Neves inauguró ayer cerca del mediodía el edificio de las escuelas inicial 493 y primaria 91 en el barrio Sarmiento, que en mayo cumplió 91 años y funciona con la modalidad de doble escolaridad.
La 91 tiene una larga historia, entre ellas la demolición del edificio original y extensas luchas por la obtención de los terrenos que originalmente pertenecían a YPF, y los presupuestos de las empresas constructoras.
En su discurso, Das Neves instó a dejar de lado "al individualismo" y llamó a "trabajar todos juntos" por la comunidad. Para ello puso como punto de partida lo que sucedió en la catástrofe que golpeó a Comodoro Rivadavia.
"Lo que pasó en Comodoro debe ser una bisagra, que nos demuestre que tenemos que trabajar todos juntos. Si el vecino no hubiese sido solidario, sino se hubiera preocupado por el otro, en lugar de un muerto, esto hubiera sido una verdadera tragedia. Hay que tomar como ejemplo esto que nos pasó", insistió.
Las obras demandaron una inversión de 74 millones de pesos. "Esta es la escuela número 49 de nivel inicial que hemos construido y 125 en total a lo largo de la provincia del Chubut", remarcó Das Neves. Y valoró la inclusión a través de la primera escolaridad.
"En muchas provincias hay poco interés. Y en difíciles condiciones, los maestros tratan de enseñar y los chicos de aprender. Esto va más allá de cualquier cuestión económica o financiera. La realidad es que a veces las crisis hacen que los recursos del Estado sean muy finitos. A veces la plata no alcanza pero hay que ser responsables a la hora de asignar prioridades. No hemos parado un solo instante de construir escuelas quizás marchan a un ritmo lento, pero ninguna quedará inconclusa", indicó el gobernador desde el flamante salón de usos múltiples de la Escuela "Gabina del Carmen Suarez de Magallanes" en la zona norte de Comodoro Rivadavia.
Destacó además "el aporte del recurso humano" y en ese marco puso como ejemplo "a las docentes que en las escuelas del interior a los 4 o 5 años ya les enseñan a cantar el himno a sus alumnos. A veces las carencias y las necesidades se suplen con esfuerzo, trabajo y dedicación".

ESCUELA, UN
SUEÑO POSIBLE
La directora de la Escuela 91, Wanda Jones, referenció la historia de la escuela que alberga actualmente a 137 alumnos de los barrios Sarmiento, Manantial Rosales y Bella Vista Norte. "Teníamos una escuelita vieja de chapa. Nos pusimos en campaña para poder conseguir ésta obra que era tan necesaria", sostuvo.
"El CeRET nos brindó un espacio durante la construcción y ahí funcionamos hasta ahora", describió y agradeció el acompañamiento de ex alumnos, docentes y personal con antigüedad y comprometida con la comunidad educativa.
Mientras, Rita Morales, directora de la Escuela de Nivel Inicial 493, agradeció a quienes hicieron posible la nueva infraestructura. "Este es un sueño hecho realidad. Agradecemos al señor gobernador por dejar su legado de interés por la educación de la Provincia y en especial, por la formación de los chicos del barrio. Esto traspasa nuestro espacio educativo y se extiende a toda la comunidad para jerarquizarnos, formando niños y niñas que crezcan libres", sostuvo.
En su discurso, el presidente del Concejo Deliberante, Juan Pablo Luque, reconoció, como lo hizo la directora de la escuela, el papel que jugaron el entonces ministro de Educación, Luis Zaffaroni, y al propio Carlos Linares, cuando este era viceintendente.
"Ellos tomaron la posta de ponerse al frente y luchar para que la comunidad de la zona oeste de la ciudad tenga esta escuela. Y hoy, unos años después, ver que este gobierno provincial la concreta, es un sueño para todos porque realmente era una necesidad imperiosa", resaltó.
Luego de explicar las razones de la ausencia del intendente, que se encontraba participando del velorio de su suegra, Luque remarcó la importancia que, durante el temporal, tuvieron las escuelas y sus docentes.
"Este sector y Laprida fue muy castigado, y las escuelas estuvieron abiertas para atender las demandas. Ahora, tenemos otro sueño que es poder abrir lo antes posible un cuartel de Bomberos para que cubra toda esta zona", expresó.
"No hay nada más hermoso para un funcionario público, que ver tanta cantidad de chicos contentos, viendo cómo van a poder disfrutar y cuidar algo que no se van a olvidar nunca más en su vida, que es su escuela", concluyó Luque, que expresamente agradeció al gobernador Mario Das Neves por el trabajo realizado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico