Las familias de Fundación Crecer recibieron asistencia material y psicológica

Aunque ya pasaron dos meses desde el temporal que azotó a Comodoro Rivadavia desde la Fundación se comprende que el trabajo para levantar a la ciudad recién comienza. Luego de las acciones de urgencia aparecen las de emergencia y las respuestas a largo plazo para quienes perdieron todo.

Horas después de la primera tormenta ocurrida el 29 de marzo, el trabajo en el Area Social de la Fundación Crecer se inició rápidamente a través de la consulta teléfonica con cada una de las 66 familias activas que forman parte de los programas de la institución.

"Establecimos comunicación telefónica con todas las familias vinculadas a los distintos programas que se desarrollan en la Fundación", Centro de Rehabilitación, Centro de Aprendizaje, Centro Ocupacional y Fortalecimiento Familiar. En esa instancia, del total de las familias activas, 29 nos indicaron que no habían sido afectadas por el temporal, con cuatro no se pudo establecer comunicación por un tiempo, y otras 30 recibieron acompañamiento personalizado desde Crecer. Tres más se autoevacuaron en casas de familiares y no necesitaron nuestro acompañamiento", describieron las Trabajadoras Sociales lic. Verónica Miranda y Elizabeth Soto.

crecer2.jpg


De forma paralela, el martes 4 de abril comenzaron a llegar las donaciones a la Fundación y todo el equipo de Crecer, áreas psico-social, administración, recepción y maestranza estuvo abocado a la clasificación de ropa, al armado de cajas con provisiones, artículos de limpieza doméstica e higiene personal, agua, pañales y frazadas. El principal inconveniente por esas horas, dado las el impacto que generó la tormenta en la traza vial de la ciudad era encontrar una forma para movilizarse en los barrios más periféricos. Fue a través de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco que se consiguió movilidad para llegar a cada familia con los artículos de prmera necesidad.

En esta instancia, se entregaron artículos de limpieza, agua potable, alimentos y ropa, también colchones y pañales. Desde el principio, con el objetivo de optimizar tiempos y recursos, se estableció una articulación con la Universidad que permitió sumar transporte, información y donaciones, recursos indispensables para responder ante la necesidad de las familias que participan de los distintos programas de Crecer. Los días siguientes la dinámica fue la misma, recibiendo donaciones, sumando voluntarios y familiares del personal de la Fundación a las entregas y distintas tareas de contingencia. Frente al segundo temporal, la dinámica ya estaba establecida y se respondió con recursos propios.

DESDE LO MATERIAL A LO EMOCIONAL

En tanto, "desde el área psico-social desarrollamos dispositivos de trabajo con padres, madres y niños de los diferentes programas a fin de generar un espacio de escucha activa, donde trabajar los impactos emocionales de esta situación tan crítica que nos tocó vivir en nuestra ciudad", comentó la licenciada Miranda, y agregó: "este abordaje se plantea como complementario al trabajo que se realiza habitualmente con las familias de los distintos Programas".

Cabe señalar, que para la planificación de las temáticas y actividades se tuvieron en consideración las diversas experiencias y necesidades planteadas por las familias, atendiendo a la prevención en salud (información respecto de cuidados e higiene personal y doméstica, potabilización de agua, utilización de elementos adecuados de limpieza, etc.), y a la promoción social (fortalecimiento de redes de apoyo, generación de actividades conjuntas para la asistencia y contención grupal, planificación y ejecución de nuevos proyectos de interés, etc.).

"Queremos destacar el trabajo realizado por el personal de la Fundación afectado a estas tareas, la solidaridad, organización, compromiso y dedicación brindado a fin de dar pronta y efectiva respuesta a cada familia", expresan las profesionales, y agregan con énfasis: "También remarcar la importancia de la articulación interinstitucional y la ayuda de otras provincias, de empresas e individuos, que ha posibilitado optimizar tiempos y recursos para brindar asistencia en la contingencia".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico