Las FARC advirtieron que el proceso de paz puede pasar "del limbo al infierno"

El pasado jueves, Santos decidió prorrogar el alto al fuego bilateral con las FARC, en vigor desde el pasado 29 de agosto, y dijo que no se trataba de "un ultimátum ni fecha límite", sino como muestra de su deseo de llegar a un nuevo acuerdo.

El jefe negociador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Iván Márquez, advirtió que, si se demora, el proceso de paz con el gobierno puede pasar "del limbo al infierno", aunque manifestó la voluntad de la guerrilla de "salvarlo".
"Hay que escuchar a todo el mundo, pero en un lapso de tiempo no muy amplio, porque si no, se nos muere este proceso", sentenció Márquez durante una entrevista divulgada en Estados Unidos por la cadena hispana Univisión realizada en Cuba, en la que además expresó dificultades en materia económica para sostener a los integrantes de esa guerrilla en medio de la tregua.
Según expresó Márquez, "no hace mucho tiempo, tal vez algunos meses, suspendimos las impuestaciones, esto nos está generando una situación económica que tenemos que discutir con el gobierno".
"Creo que vamos a tener que recurrir a las organizaciones internacionales para poder sostener a este Ejército encampametado en tregua", dijo el portavoz de la guerrilla, citó Caracol radio en su página web.
La paz en Colombia se encuentra en el limbo tras la realización el pasado 2 de octubre de un plebiscito en el que la mayoría de los colombianos, por un escaso margen, votó en contra de los acuerdos.
"Es el juego de la democracia. El No ganó sobre al Sí precariamente, pero es un triunfo de todas maneras. Las FARC están abiertas a buscar soluciones a este impasse que se ha presentado", manifestó.
Márquez asumió que el acuerdo de alto al fuego está vigente al recordar que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos lo extendió hasta el 31 de diciembre y se mostró dispuesto a "hacer hasta lo imposible por mantener la situación actual".
El pasado jueves, Santos decidió prorrogar el alto al fuego bilateral con las FARC, en vigor desde el pasado 29 de agosto, y dijo que no se trataba de "un ultimátum ni fecha límite", sino como muestra de su deseo de llegar a un nuevo acuerdo.
Márquez señaló que "renegociar el acuerdo es un asunto muy complejo" porque tendrán que invertir "más años de negociación", citó EFE.
"Si hemos invertido unos cuatro o cinco años para lograr este acuerdo, renegociarlo sobre bases que no son propositivas nos va a dilatar esto en el tiempo y corremos el riesgo de que el proceso de paz termine mal", evaluó.
"Vamos a luchar con todas nuestras fuerzas por una solución política del conflicto. Nosotros no queremos más muertes. Prorrogar este estado de indefinición del acuerdo final nos va a producir más muertos, más victimizaciones. Y nosotros queremos evitar a toda costa eso", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico