Las impresionantes pasarelas del Paiva

Nueve kilómetros de puentes, caminos y escaleras junto al río Paiva, al noroeste de Portugal son la nueva atracción. Un recorrido hermoso, que por desgracia a poco tiempo de su inauguración sufrió un incendio que llevó a limitar sus visitas.

Los Passadiços del Paiva se encuentran en la margen izquierda del río Paiva, en el municipio de Arouca, distrito de Aveiro, Portugal. Son 8 kilómetros que ofrecen un paseo que rodea una belleza única de paisajes. Es un auténtico santuario natural.
Las pasarelas fueron construidas el año pasado y rápidamente tuvieron éxito turístico. La media diaria fue de 7.000 senderistas. Pero, lamentablemente, en septiembre pasado un incendio quemó 500 metros de camino y destruyó las laderas de eucaliptos en las proximidades de Espiunca, un extremo de la ruta. Si bien ya está reconstruido, en la nueva temporada se adoptaron ciertas limitaciones: no se admiten más de 3.500 excursionistas al día y la entrada dejó de ser libre.
El mirador es único, con el zigzag del río y el de los pasillos de madera dejan al descubierto esta joya de la arquitectura. Robles y eucaliptos esconden cualquier vestigio de civilización: no se ven coches, no hay ladrillo, vuelan las mariposas. Los únicos sonidos son los de los pájaros y el del agua, cada vez más fuerte, que anuncia la zona de rápidos que, durante el invierno, atrae a los aficionados al rafting.
Se puede realizar picnic ya que en ninguna parte del recorrido hay restaurantes, bares o cualquier cosa que se le parezca; quien quiera beber o comer algo deberá llevarlo consigo o aguantar hasta el final de la ruta.
Un viaje a través de la biología, la geología y la arqueología que se mantendrá, por supuesto, en el corazón, el alma y en la mente de cualquier amante de la naturaleza.
Son dos horas y media de caminata para todos los públicos, entre subes y bajas, paradas para "selfies" y la contemplación del paisaje, en este orden. Los más osados completan el camino de ida y vuelta; los menos, toman en la meta un taxi que les llevará hasta donde dejaron el coche, bien en Areinho, bien en Espiunca.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico