Las inversiones se mudan a la Cuenca Neuquina mientras que a la San Jorge le queda pelear por los empleos

La perforación de pozos de explotación crece este año en la cuenca de Vaca Muerta y supera a la que contiene crudo Escalante. La explotación no convencional toma un nuevo impulso.

Fueron varias las oportunidades en las que los petroleros bloquearon las salidas de empresas como Halliburton, Weatherford o Schlumberger en el parque industrial de Comodoro Rivadavia. Era la salida de la crisis de 2008-2009 y la queja de los delegados siempre rondaba en "se llevan todo a Neuquén". Más cerca en el tiempo, los sindicalistas usan ese argumento contra YPF, Tecpetrol e incluso Pan American Energy que tienen inversiones de importancia en aquella cuenca, mientras la San Jorge parece desangrar.
"Quiero que YPF invierta en Chubut como hace en Neuquén", disparó Jorge Avila, secretario general del Sindicato de Petroleros de Chubut, en el acto del 17 de Octubre, consultado por El Patagónico sobre las negociaciones por la continuidad laboral en contratistas como SP, San Antonio Internacional y DLS.
Algunos números del Ministerio de Energía y Minería de la Nación: de enero a julio de este año, en la Cuenca del Golfo San Jorge se concretaron 214 pozos de explotación y en la Cuenca Neuquina fueron 318. La tendencia este año es un incremento de la perforación en la tierra que alberga Vaca Muerta y una disminución en la zona del crudo Escalante que por su viscosidad y complejidad para tratarlo en Argentina debe exportarse un 30% de la producción actual.
Es decir, en la Cuenca del Golfo San Jorge la perforación cae y en la Neuquina sube.
En todo 2015, las operadoras realizaron 546 pozos en la Neuquina mientras que efectuaron 594 en la San Jorge, pero en agosto de 2015 se dejó de sostener la perforación ante la brusca caída de los precios del petróleo (si bien existe el "barril criollo" de U$S54,90 la cuota exportable se transa a precios internacionales que llegaron a caerse hasta U$S28 por barril).

CONTRA LA FLEXIBILIZACIÓN

La cifra provoca escalofríos entre los gremios del sector: mientras en Chubut la perforación cae, en Neuquén aumentó. Al mismo tiempo, el histórico gremialista neuquino Guillermo Pereyra convenció a sus afiliados de acceder a un procedimiento preventivo de crisis (más de 2.000 operarios suspendidos rotativamente por tres meses) y ahora se habla de una revisión del convenio colectivo de trabajo que reduzca los costos de la explotación de pozos shale y tight.
Los chubutenses y santacruceños se oponen. Así lo plantearon varias veces y lo formalizaron con apoyo de sus colegas cuyanos y de la Federación, alineada con el massista Alberto Roberti, en un plenario en Mendoza. Allí rechazaron cualquier tipo de regulación del trabajo, que en su traducción significa la aceptación de un proceso de flexibilización laboral.
Subir la vara de la velocidad del viento para trabajar, la polifuncionalidad del operario cuando no tenga tareas asignadas y el armado de equipos de torre en turno nocturno para no perder tiempo son algunas de las ideas de las corporaciones empresariales. Además de los cambios en materia en seguridad, el bloque de sindicatos rechaza que les toquen el bolsillo en cuestiones como las horas taxi, es decir las horas de viaje.

LOCOS POR VACA MUERTA

Este mes, YPF y Dow llevaron buenas noticias a la provincia gobernada por Omar Sapag. La estatal desembolsará U$S452 millones e iniciará nuevos pilotos en explotación no convencional. La estadounidense confirmó su apuesta a Vaca Muerta en su área El Orejano, donde el plan a cuatro años es dejar U$S2.000 millones para el desarrollo de gas en formaciones no convencionales.
"Vamos a estar cerrando el 2017 con casi 700 millones de dólares acumulados de inversión junto con YPF. Es la segunda etapa del desarrollo y en los próximos años la expectativa es llegar a los dos mil millones de dólares de inversión para el campo", dijo Gastón Remy, responsable de Dow Argentina.
Por su lado, la YPF conducida por Miguel Gutiérrez piensa en un plan a largo plazo de 1.000 días. Los dólares que inyectará en esa región es con la asociación estratégica con tres gigantes de la industria. En Neuquén rumorean que una de las potenciales alianzas es con la rusa Gazprom, que viene oteando el paisaje en la Patagonia hace casi dos años.
Lo confirmado abiertamente por las autoridades de YPF es que junto a su subsidiaria YSUR y la estatal-provincial Gas y Petróleo del Neuquén (GyP) ejecutarán dos nuevos pilotos no convencionales por una inversión total de U$S452 millones en los próximos cinco años. Para la provincia llegan U$S30 millones como contraprestación y otros U$S3,25 millones en concepto de responsabilidad social empresaria.
YPF cuenta con 25 áreas de exploración próximos a vencerse. Devolverá 14 a GyP y en el resto impulsará los proyectos anunciados. Todo el plan cuenta con la firma de las empresas y el gobierno de Omar Gutiérrez, sin embargo esa documentación fue remitida a la Legislatura neuquina para su tratamiento.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico