Las manos limpias salvan vidas

El 15 de octubre se celebra el Día Mundial del Lavado de Manos, dirigido a incrementar la concientización y comprensión de la importancia del lavado de manos con agua y jabón como un medio efectivo y asequible para prevenir enfermedades.

La Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) invita a celebrar el Día Mundial del Lavado de Manos con el fin de generar conciencia sobre un hábito que puede salvar vidas.
El lavado de manos es la manera más efectiva de evitar la propagación de muchas enfermedades.
Es tan relevante como hábito que es imprescindible enseñar a los niños la importancia de adoptar buenos hábitos de higiene de las manos, porque se sabe que los hábitos adquiridos en edades tempranas, son los que van a perdurar a lo largo de la vida.
Si bien son conocidos por todos los pediatras, esta es una excelente oportunidad para recordar cinco datos clave:

1. ¡Lavarse las manos solamente con agua no es suficiente!
Lavarse las manos solamente con agua, una práctica común alrededor del mundo, es significativamente menos efectivo que lavarse las manos con jabón. Usar jabón facilita la frotación, lo que permite disolver la grasa y eliminar la suciedad que contienen la mayoría de los gérmenes. Por esto, lavarse las manos solamente con agua es significativamente menos efectivo que lavarse las manos con jabón.
Si se usan adecuadamente, todos los jabones son igualmente efectivos para remover los gérmenes que causan enfermedades.
Las manos húmedas se deben cubrir con jabón y frotar toda la superficie, incluidas las palmas, el dorso, entre los dedos y especialmente debajo de las uñas, por lo menos 20 segundos. Luego, se deben enjuagar bien con agua corriente y secarlas, ya sea con una tela limpia o agitando las manos.

2. El lavado de manos con jabón puede evitar enfermedades que matan a millones de niñas y niños por año.
El lavado de manos con jabón es una de las maneras más efectivas de prevenir enfermedades diarreicas y la neumonía, que juntas son responsables de la mayoría de muertes infantiles. Cada año, millones de niños y niñas mueren antes de los 5 años debido a la diarrea y a la neumonía. El lavado de manos también puede prevenir infecciones cutáneas, infecciones a los ojos, parásitos intestinales, SRAS, gripe aviar e influenza H1/N1, y trae beneficios a la salud de las personas que viven con VIH/sida.

3. Los momentos críticos para el lavado de manos con jabón son después de usar el baño o de limpiar a un niño y antes de manipular alimentos.
Las manos se deben lavar con jabón después de usar el baño, después de limpiar las heces de un niño (o después de cualquier otro contacto con excretas humanas, incluidas las de los bebes y niños), y antes de manipular alimentos. Las manos son las principales portadoras de gérmenes que causan enfermedades. Es importante asegurar que las personas tengan facilidades para lavarse las manos en esos momentos críticos.
El poder está en tus manos; porque todo el mundo tiene el poder de lograr que las comunidades sean más sanas si se lavan las manos con jabón.
Lavarse las manos es especialmente importante para los niños en centros de cuidado infantil (jardines y guarderías). Los niños pequeños atendidos en grupos fuera del hogar tienen un mayor riesgo de enfermedades respiratorias y gastrointestinales, que pueden fácilmente extenderse a miembros de la familia y otros contactos.
Es importante que los responsables del cuidado de los niños promuevan el lavado de manos frecuente o el uso de desinfectantes para manos a base de alcohol. Los niños deberán lavarse las manos varias veces al día, no sólo antes de las comidas. Del mismo modo, las áreas de cambio de pañales deben limpiarse después de cada uso y estar suficientemente separadas del área de comedor.

Fuente:


Las Más Leídas del Patagónico