Las obras en el aeropuerto generan algunas incomodidades inevitables

Esta semana comenzaron las obras en el aeropuerto Mosconi, que en dos años tendrá una nueva fisonomía y se transformará en una de las terminales aéreas con mayor infraestructura del interior de la Argentina. El titular del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos, Patricio Di Stefano, confirmó ayer que la remodelación estará lista en julio o agosto de 2018. El presupuesto inicial, que puede ser ampliado, es de 462 millones de pesos.

Si uno ingresa hoy al aeropuerto Enrique Mosconi se encuentra con el clásico movimiento de obra, con algunos lugares cercados o fuera de funcionamiento y con un dato realmente curioso y sorprendente: la mitad de la confitería funciona en el hall de planta baja, ofreciendo un paisaje fuera de lo común y llamativo.
Las esperadas obras en el aeropuerto, que estuvieron a punto de perderse ante la exclusión en el plan inicial delineado por el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA), comenzaron a buen ritmo y de acuerdo un cronograma y un plan delineado, que es el que permite que no haya demoras ni pasos en falso.

LUEGO DEL RECLAMO

Las obras, tras el reclamo del gobernador Mario Das Neves y del intendente Carlos Linares, fueron incluidas en el plan nacional en julio cuando, luego de la visita del ministro de Transporte de Nación, Guillermo Dietrich, se asumió el compromiso de revisar el inicial olvido.
Antes de ello, además del reclamo de los gobernantes, instituciones como la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA) realizaron gestiones y recolectaron firmas ante toda la comunidad y región para recuperar la obra, que ya había sido licitada por el gobierno anterior.
Los trabajos implican una remodelación total de la terminal, que luego de Buenos Aires y Córdoba es la que tiene mayor movimiento en el país. Tendrá el doble de capacidad edilicia y triplicará un sector sensible como es el estacionamiento, hoy absolutamente desbordado e insuficiente.
El cronograma de trabajos indica que las obras estarán finalizadas en julio-agosto de 2018. En la planta baja habrá con un hall de arribos y partidas, uno de check-in, las oficinas para las líneas aéreas y organismos de control, salas de retiro de equipaje, locales comerciales, y obviamente sanitarios.
En la planta alta estarán los sectores de control de partidas, los operativos, la sala de pre embarque como hasta el momento, la sala VIP, la confitería y otros sanitarios.
La remodelación incluye dos puentes fijos, con sus respectivas pasarelas telescópicas, que permitirá la operación de dos vuelos simultáneos, y pasará a contar con tres mangas para descenso y ascenso de pasajeros de primer nivel.
El estacionamiento tendrá una capacidad para 600 autos, el triple de la actual.

UNA DE LAS OBRAS MAS IMPORTANTES

El titular del ORSNA, Patricio Di Stefano, confirmó ayer la importancia que para el organismo tiene la obra que se desarrolla en Comodoro Rivadavia. “Vamos a tener en ese aeropuerto 7.000 metros cuadrados de terminal, el doble del actual, las mangas nuevas y una serie de comodidades que lo transformará en una de las mejores aeroestaciones del país”, señaló.
Di Stefano indicó que el Organismo puso especial atención en “diseñar los trabajos de manera tal que el aeropuerto pueda seguir funcionando por completo hasta, casi, cuando finalice la obra. Solo tendremos que cerrar el aeropuerto, y por muy poco tiempo, cuando se hagan algunas tareas en la remodelación y mejoramiento de la pista” adelantó.
El funcionario remarcó la diferencia de lo que ocurre con el aeropuerto de Mendoza, que tuvo que cerrarse hace casi tres meses, porque a diferencia de lo que sucede en Comodoro “allí los trabajos no estuvieron bien programados”, acotó.
Según el diseño de los trabajos, el aeropuerto solo se tendría que cerrar por 15 días en los primeros meses de 2018, cuando se avance en la remodelación y ampliación de la pista, que además de contar con mayor seguridad, permitirá el aterrizaje de vuelos internacionales.
“Estamos muy contentos con el inicio y el desarrollo de los trabajos. El plan nacional incluye la renovación de más de 20 aeropuertos, y es una verdadera satisfacción haber comenzado con el de Comodoro, sin duda uno de los más importantes de la Argentina”, concluyó Di Stefano.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico