Las operadoras se beneficiaron con subsidios pero fue insuficiente para que cumplieran con lo pactado

Algunos de los beneficios consistieron en un precio interno del barril más elevado que el internacional, u$s10 adicionales por barril de exportación, u$s2.000 millones en deudas de programas como Petróleo Plus y cuatro dólares adicionales por barril como reembolso por exportaciones en puertos patagónicos.


Las empresas petroleras embolsaron así una buena cantidad de dinero del Estado nacional y provincial, a través de subsidios a la industria, pero el clima de conflictividad sigue sin las garantías de sostenimiento de las fuentes laborales. Los incumplimientos de la patronal hicieron arder la crisis petrolera y a la fecha no hay acuerdos generales.
Algunos de los beneficios fueron el incentivo a la exportación de petróleo de u$s10 por barril, el pago de las deudas por programas como Petróleo Plus y los ingresos por reembolsos a los puertos patagónicos. Además, están los precios sostén que desacoplan los valores del "barril criollo" de los internacionales.
Luego del plan vacacional, entre noviembre y febrero, aplicado por las operadoras Pan American Energy e YPF (la primera con licencia para 1.400 operarios y la segunda con 200 en sus áreas de explotación), las cámaras empresariales comprometieron la suba paulatina de 51 equipos de torre.
A la fecha, ese mismo número de "fierros" están inactivos en toda la cuenca del Golfo San Jorge. El Ministerio de Trabajo obligó a la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE) a que reconozca el aumento salarial y retrotraiga las suspensiones en San Antonio Internacional.
Las socias de CEOPE, con aval de las operadoras denuncian los sindicatos, no quisieron reconocer el aumento de 30% en los sueldos. En algunos casos, y atentas a que el viernes último habría paro en las firmas que incumplieran, pagaron pero no entregaron los recibos de sueldos. Elevaron más la temperatura en las bases.
El "barril criollo" permitía a las empresas venderles a las refinadoras locales el petróleo a un precio mayor que en el mercado externo. Mientras el crudo WTI y Brent ronda de 40 a 50 dólares por barril, incluso se hundió hasta u$s28, pero el Escalante de Chubut cotiza a u$s54,90 y el Medanito de Neuquén a u$s67,50.
En abril, las operadoras prometieron sostener los empleos si el Estado nacional pagaba los subsidios adeudados por los programas como Petróleo Plus. El Gobierno nacional saldó la deuda de u$s2.000 millones que beneficiaba principalmente a YPF, PAE y Tecpetrol en la cuenca San Jorge.
El acta acuerdo firmada en ese momento preveía que PAE reactivaría 10 equipos torre en la cuenca del Golfo San Jorge e YPF mantendría su nivel actual de actividad. Sin embargo, los equipos siguen parados y los conflictos en contratistas como San Antonio Internacional y SP fueron agudizándose.
El Gobierno nacional y el provincial hicieron un esfuerzo para pagar u$s10 adicionales por barril de exportación, siempre que la referencia Brent esté por debajo de los u$s47,50. El Gobierno de Chubut informó que giró $40 millones por mes para sostener ese subsidio, al mismo tiempo que perdía u$s200.000 por día en concepto de regalías.
Al mismo tiempo, y por una decisión en el final del gobierno de Cristina Fernández, las operadoras recibieron dinero de los reembolsos por puertos patagónicos. Las empresas recibieron un reembolso de alrededor de 4 dólares por barril exportado pagadero por el Estado nacional.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico