Las personas que usan malas palabras son más honestas

Así lo determinó un estudio de Cambridge. Explicaron que maldecir, si bien tiene mala prensa y es inapropiado para ciertos ambientes, también pueden tener efectos positivo.

Decir malas palabras, sea para expresar enojo, sorpresa o frustración, siempre se relacionó con algo negativo. Un estudio compartido por la Universidad de Cambridge cambia el paradigma al demostrar que las personas que maldicen suelen ser más honestas y están más lejos de causar decepción.

Un grupo de investigadores de Holanda, el Reino Unido, Hong Kong y Estados Unidos publicaron los resultados en el diario Social Psychological and Personality Science. Explicaron que las malas palabras, si bien tienen mala prensa y son inapropiadas para ciertos ambientes, también pueden tener efectos positivos como entretener y cautivar audiencias. Sin ir más lejos, citaron algunos insultos utilizados por Donald Trump en sus discursos de campaña que lo mostraron "más genuino" que sus competidores.

Además, detallaron cómo las malas palabras suelen ser reflejos de sinceridad y sentimientos sin filtro y no necesariamente hablan de la moral baja de quien las use. "La relación entre la blasfemia y la honestidad es curiosa. Hay que pensar que cuando alguien no está filtrando su lenguaje para parecer más agradable, tampoco está filtrando sus opiniones", dijo el Dr. David Stillwell de Cambridge.

Para el estudio, se analizaron las interacciones en Facebook de 75.000 usuarios para entender sus patrones de lenguaje y se encuestaron a 276 personas que listaron las malas palabras que más usan. Este segundo grupo fue sometido a un detector de mentiras para entender si responden más según lo que piensan o según lo que es socialmente aceptado. Los que dijeron usar más malas palabras en su mayoría tuvieron mejores resultados en el detector.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico