Las ráfagas de 117 kilómetros causaron voladuras de techos

El segundo temporal de viento registrado en lo que va del mes motivó unas treinta intervenciones por voladuras de techos, caídas de árboles y cartelería comercial. También afectó la visibilidad de los automovilistas y las tareas en el ámbito petrolero.

Desde el área de Pronóstico de la Fuerza Aérea informaron a El Patagónico que sobre las 13 de ayer las ráfagas alcanzaron los 117 kilómetros por hora. A pesar de la fuerte intensidad, el temporal no castigó con tanta dureza como sí lo hizo el 3 de noviembre, cuando provocó innumerables voladuras de techos y un prolongado corte de energía.
El alerta del Servicio Meteorológico Nacional indica que el temporal continuará hasta esta noche con vientos intensos del sector oeste con velocidades estimadas de entre 70 y 110 kilómetros, con ráfagas. Sin embargo, los pronosticadores comodorenses estiman que la inclemencia empezará a disminuir mañana al mediodía.
Ayer el fuerte viento comenzó a inquietar durante las primeras horas de la madrugada y aumentó su intensidad sobre el mediodía. A la vez una nube blanca de polvo en suspensión cubrió la ciudad para afectar principalmente la visibilidad de los automovilistas.
Por su parte, los transeúntes tuvieron que padecer las molestias de la tierra que volaba y muchos recurrieron a la utilización de gorros o pañuelos para cubrirse el rostro y la cabellera.
El secretario municipal de Seguridad, Antonio Zúñiga, precisó que "recibimos alrededor de 30 llamadas en Defensa Civil y atendimos diversas situaciones de voladuras de techos, de árboles, y desprendimiento de algunos carteles comerciales".
Por ejemplo en Kilómetro 14 un árbol fue arrancado de raíz y también sobre Avenida del Libertador, en cercanías de Gendarmería, tuvo que intervenir personal de la Dirección de Forestación debido a la caída de otro que entorpeció el tránsito en un carril de la ruta.
En el barrio Abel Amaya se registró la voladura del techo de una precaria vivienda ubicada sobre la avenida Chile, casi Congreso, donde hubo daños materiales. Una contingencia similar padeció por segunda vez en las últimas semanas una familia de la calle Base Sobral, en kilómetro 8.
En cuanto a los daños menores, Zúñiga describió el desprendimiento del cartel de un banco que funciona sobre la calle San Martín casi Italia, y de cartelería de otra entidad crediticia ubicada sobre la avenida Rivadavia y Moreno, "donde personal de ambas entidades tuvieron que intervenir también".

PIDEN PRECAUCION
Ante los pronósticos del fuerte viento, desde la Secretaría de Seguridad recomiendan a la comunidad "tomar las precauciones del caso" para evitar incidentes. Zúñiga anticipó que tras una comunicación con el Servicio Meteorológico le informaron que "este martes por la mañana el viento nuevamente incrementará su intensidad".
Asimismo, brindó algunas recomendaciones a la comunidad, "como por ejemplo evitar circular para no ser víctima de cualquier situación que ponga en riesgo su integridad física", mientras a los automovilistas les recomendó "transitar con precaución" y en las construcciones "tratar de sujetar todos los materiales y que la gente no salga de sus casas si no tiene que cumplir actividad".
El funcionario municipal indicó a la comunidad que ante cualquier inconveniente puede comunicarse al número 103 de Defensa Civil, donde la guardia atiende las 24 horas del día en forma permanente.
Las perspectivas para hoy serán de una jornada ventosa e inestable con probables precipitaciones. Se estima que a partir de la noche de hoy y las primeras horas de la madrugada de mañana cesaría el temporal

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico