Las repercusiones: elogios desde el oficialismo y críticas de la oposición

Para Diana Conti no hubo "sorpresas" en el discurso: "no nos sorprendió que hablara de la herencia. Fue difícil escuchar tanto agravio en silencio, pero nos pronunciamos acerca de los despidos a través de carteles".

El discurso del presidente Mauricio Macri al abrir la Asamblea Legislativa cosechó ayer elogios de los legisladores del oficialismo, que lo calificaron de "equilibrado y totalizador" y críticas de la oposición que encarna principalmente el Frente para la Victoria (FPV) cuyos diputados y senadores rechazaron la alusión presidencial a la herencia recibida.
Mario Negri, jefe del interbloque Cambiemos en Diputados, declaró que le pareció "excelente y totalizador" el discurso de Macri ya que tenía la "obligación de decirle al país con qué se encontró" y de trazar "una hoja de ruta de hacia dónde vamos", y reprobó las "chicanas" de la oposición del Frente para la Victoria al señalar que eligieron el tema de la inflación para emitirlas cuando fue su gobierno el que la generó y la cultivó.
Felipe Solá, por el Frente Renovador que lidera Sergio Massa, cuestionó algunos tramos del discurso como el anuncio de la ampliación de la asignación universal por hijo al señalar que "no es justo" o la mención a la derogación del memorándum de entendimiento con Irán en torno a la causa AMIA al entender que "no todo Irán es lo mismo".
El jefe de los senadores del FpV, Miguel Pichetto, desaprobó el discurso de Macri al señalar que "hizo una revisión parcial y sesgada de la historia, injusta y discutible", con la que -dijo- no está de acuerdo, y advirtió que el jefe del Estado "desaprovechó la oportunidad que tenía de convocar a un verdadero esfuerzo a todos los argentinos".
El senador mendocino Julio Cobos definió como "duro y realista" el mensaje del Presidente y entendió que sus palabras describieron una "compleja situación", una "economía totalmente restrictiva" y problemas de "déficit fiscal, caída de la balanza comercial y baja de reservas del Banco Central".
De igual forma, el diputado radical Raúl Alfonsín opinó que el de Macri fue un "diagnóstico claro y respetuoso" y destacó las propuestas para ampliar la asignación universal por hijo, la devolución del IVA para la canasta básica alimentaria y la idea de universalizar la educación a partir de los tres años.

AUSENCIAS DE MENCIONES

"Fue un discurso voluntarista, con pocas precisiones y donde se ignoró a la industria y sus trabajadores", declaró por su parte el titular del Bloque Justicialista, Oscar Romero, quien se quejó de la "ausencia de menciones al sector industrial y fundamentalmente a sus trabajadores".
Para Victoria Donda, del Movimiento Libres del Sur, fueron palabras "de campaña y con pocas propuestas. Muchas promesas y un discurso todo hecho para la ocasión. No vamos a lograr la unidad de los argentinos con decretos de necesidad y urgencia y protocolos de seguridad".
Una de las principales referentes del FpV en la Cámara de Diputados, Diana Conti, cuestionó el discurso presidencial al opinar que estuvo "muy centrado en una mirada al pasado y con pocas propuestas hacia el futuro".
El diputado de Cambiemos Sergio Buil destacó que "el presidente sentó las bases de este frente: mayor federalismo, diálogo y generar las condiciones económicas para traer inversiones y crear nuevos puestos de trabajo".
La diputada nacional por Cambiemos, Carla Carrizo, declaró que fue un mensaje "de unidad" y ponderó el "señalamiento de la herencia en base a datos sólidos y la presentación de una agenda de gobierno orientada a entender la justicia como un servicio público y medular de la Argentina siglo XXI".
Desde el Partido Obrero, Néstor Pitrola juzgó que el discurso "disimuló el único gran punto de la agenda del gobierno y de todas las fuerzas políticas de Estado, macristas y opositoras: el pacto con los buitres, alrededor del cual hunden al país en un ajuste que ya conoce dos devaluaciones, un tarifazo, enormes transferencias a los grupos exportadores y más de 50 mil despidos estatales y privados en sólo ochenta días".
En tanto, el ministro de Educación, Esteban Bullrich, dijo que Macri hizo "un diagnóstico realista" y agregó que si bien "es duro aceptar la realidad, hay que hacerlo para construir una diferente".
El premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel subrayó la ausencia de contenido en referencia a "la integración continental" y dijo "no habló de la UNASUR ni de la CELAC, pero sí habló de Estados Unidos y Europa y no se pueden ignorar los últimos avances a nivel continental que se venían haciendo".
Otro que se refirió escuetamente a la las palabras de Macri ayer en el Congreso fue el titular de la CGT Azopardo Hugo Moyano quien dijo que fue "un discurso realista con proyectos importantes que esperamos que se cumplan".
Los diputados del bloque FpV-PJ calificaron al discurso de Mauricio Macri ante la Asamblea Legislativa como "violento y plagado de falsedades, en el que con una catarata de agresiones y descalificaciones" les "faltó el respeto" a ese espacio y a quienes lo votaron.
"Macri habló de diálogo con un discurso basado en la provocación, mientras en las afueras del Congreso su gobierno reprimía a los trabajadores bancarios. Pidió consenso sin reconocer absolutamente ningún logro de la gestión anterior", señalaron a través de un comunicado de prensa desde el bloque que preside Héctor Recalde.

CINISMO

Para los 81 diputados del FpV-PJ, "Macri olvidó los 3,6 millones de nuevos jubilados incluidos en el sistema previsional, los 3,5 millones de beneficiarios de la asignación universal por hijo y la misma cantidad de netbooks entregadas a nuestros chicos, las miles de familias que accedieron a su primera vivienda gracias al Procrear, las escuelas construidas, la tasa de desocupación más baja en años, todo con un Estado desendeudado".
"Macri es, sin dudas, el presidente que mejor recibió el país desde el regreso de la democracia. Haber dedicado medio discurso a la supuesta "pesada herencia" no puede ser catalogado de otra manera que de cinismo", expresaron en el texto.
En ese sentido, aclararon: "si su repaso del pasado resultó falaz, su propuesta a futuro fue aún más preocupante. Fue una propuesta vacía".
"A quien en el recinto nos acusó de no respetar el voto popular, le pedimos que respete el voto del 49% que no lo acompañó; porque en realidad el trasfondo del discurso tiene un solo objetivo: someter la soberanía nacional a Griesa y allanarse al reclamo buitre, buscando la derogación de la ley cerrojo y la de pago soberano", continuaron.
Y sentenciaron: "solo pueden confundirse los que van a dar quórum a la dependencia y el endeudamiento".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico