Las ventas minoristas en Reyes cayeron 3,1%

Este 2017 comenzó con malas noticias para los minoristas ya que las ventas cayeron un 3,1 % durante la semana de Reyes en comparación de la misma semana del año pasado.

Las ventas minoristas iniciaron 2017 en baja: las cantidades vendidas por los comercios durante la semana de Reyes cayeron 3,1% frente a la misma fecha de 2016. El movimiento fue muy medido a pesar de las ofertas y liquidaciones agresivas que continuaron generando las empresas para que el envión de ventas de fin de año no se detenga. Eso se pudo observar especialmente en los negocios de los rubros Indumentaria y calzados y Juguetería.

Con la excepción de Juguetes y Rodados, que tuvieron la misma o más demanda que el año anterior, el resto de los rubros que componen la canasta de compras para festejar el día de los Reyes Magos descendieron.

Como dato positivo, las bajas fueron menos acentuadas de lo que se venía registrando a lo largo del 2016, lo que otorga cierta expectativa entre los empresarios de que el piso de la caída puede que esté más cerca.

Como ya sucedió el año pasado, los consumidores buscaron con anticipación los regalos para conseguir precios más convenientes, cuidar sus gastos y evitar la aglomeración de gente que suele darse sobre la fecha. De todos modos, como es habitual, la mayor parte de las ventas se realizaron entre el miércoles 4 y el jueves 5 de enero.

Según un relevamiento realizado por la consultora Focus Market para CAME sobre 2105 casos, los juguetes y la indumentaria lideraron las preferencias del público, seguidos por videojuegos, rodados y artículos deportivos.

El ticket promedio este año rondó los $340, un 28,3% por encima del año anterior ($265). Frente a las mayores dificultades de ingresos, las familias eligieron regalos más pequeños que en otras oportunidades.

La mayor parte de las ventas se realizaron con tarjetas de crédito y en cuotas. Las posibilidades de pagar en hasta 12 cuotas sin interés, que ofrecieron la mayoría de los comercios del país, ayudó a movilizar la venta de productos de mayor valor, especialmente rodados y consolas, que de otra manera hubiera sido más difícil. Sin embargo, para productos más chicos, los consumidores se inclinaron a plazos más cortos.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico