Lauro quedó eliminado en lanzamiento de bala

El atleta nacido en Trenque Lauquen finalizó 19° en la competencia clasificatoria que se llevó a cabo en el Estadio Olímpico.

El atleta argentino Germán Lauro no pudo repetir la histórica participación de Londres 2012 y quedó afuera ayer de la final de lanzamiento de bala en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, ya que finalizó en decimonoveno lugar en la competencia clasificatoria que se llevó a cabo en el Estadio Olímpico y reconoció que empieza a madurar el retiro.
Lauro no alcanzó la marca mínima para clasificarse a la final, establecida en 20 metros con 65 centímetros, y con sus registros tampoco logró meterse entre las doce primeras posiciones, bajo un sol intenso y un día muy caluroso.
El oriundo de Trenque Lauquen, de 32 años, cuya mejor marca es 21,26m., marcó 19,89m en su primer intento, y no lo pudo mejorar en sus dos posteriores, que fueron de 19,56m y 19,61m, en una competencia que tuvo 34 participantes.
De esta manera, Lauro no pudo repetir su histórica actuación en Londres 2012, cuando había sido sexto, con un registro de 20,84 metros.
"Estoy contento, aunque a la vez amargado, triste. Un poco de todo", afirmó Lauro en su primer contacto con la prensa en la zona mixta del Estadio Olímpico Engenhao y remarcó: "es una alegría estar acá, de participar y de vivir otro juego. Esto es el Mundial de Mundiales, y estar acá y tener la posibilidad de competir es increíble".
El atleta trenquelauquense se mostró "contento de poder estar de nuevo en un Juego Olímpico" y agregó: "como uno se acostumbra a estar en finales, duele un poco más no estar en esta. Seguramente un torneo no tapa toda la trayectoria que venimos teniendo. Este es el torneo en el que uno quiere brillar o estar en mejores posiciones".
El bonaerense llegaba a su tercera participación olímpica (debutó en Beijing 2008) luego de haber logrado la medalla de bronce en los Panamericanos de Toronto 2015, con un registro de 20,24.
Además, en el Mundial de atletismo 2013, en Moscú, ocupó el séptimo lugar con una marca de 20,40 metros y en el de 2015, en Beijing, fue noveno con un registro de 19,70.
"Son cosas que se dan. Es difícil de explicar, porque por más que uno tiene la alegría de estar compitiendo, la familia está acá. Te vas con el sabor amargo de no haber logrado lo que querías. El deporte es así, se dio una clasificación realmente durísima. Creo que hace décadas que no se lanza tanto en una clasificación. Hubo ocho con clasificación automática y 20,40 tiró el doceavo. Fue durísima, por ahí no estuvimos a la altura de la clasificación", explicó.
Pese a que se sintió "bien y tranquilo", Lauro confió que "fue uno de esos días en los que no te salen las cosas", a la cual agregó: "Hoy me tocó a mí. Por ahí, en Londres, fue al revés. Tal vez en Londres todo me salió bien y hoy no se dio".
Asimismo, Lauro manifestó: "hubiese sido lindo poder estar en la final, porque hubiese permitido empezar a cerrar un ciclo" ya que "es un momento de frenar; tomar unas merecidas vacaciones y empezar a pensar con la cabeza fría lo que va a ser el año que viene" que seguramente "será el último año de mi carrera".
"La idea es intentar estar en Londres y disfrutar de eso. Ver si se da o no se da", dijo sobre la posibilidad de participar en el Mundial de Atletismo que se celebrará en 2017 en el mismo escenario donde brilló hace cuatro años: "Tal vez Londres haya marcado el comienzo de un ciclo maravilloso de mi carrera, y tal vez pueda marcar también el final"
Tokio 2020, hasta el momento, no está en la mente del atleta, quien anticipó "que es difícil pensar de acá a cuatro años" y explicó: "cuando uno está en un gran nivel es difícil dar un paso al costado, pero bueno, también hay otras cosas que empiezan a pesar, por ahí no en lo deportivo si no en lo personal. Hay cosas que influyen muchísimo y es hora de evaluar todo para ver qué pasa en el futuro".
En el último Mundial de Beijing, en 2015, el de Trenque Lauquen estuvo en la final de lanzamiento de bala, en la cual también estuvieron el garrochista Germán Chiaraviglio y el lanzador de jabalina Braian Toledo, en un hecho inédito para el atletismo argentino.
"Venimos de tres finalistas mundiales y me hubiese gustado ser el tercer finalista olímpico. Lo de Chiaraviglio es increíble, volviendo a su gran nivel. Braian también tiene un gran potencial y es el futuro del atletismo y tiene mucho para dar" dijo sobre sus compatriotas, quienes entraron en la definición por las medallas.
Por último, Lauro se sumó a la campaña nacional "Un corazón para Bauti", que se inició en las redes sociales en pedido por Bautista Caballero, un chico de Trenque Lauquen, que tiene 14 años, y desde hace unos meses está internado en el hospital nacional de pediatría "Juan Garrahan" y espera un trasplante por una cardiopatía dilatada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico