Lázaro Báez presentó un escrito y se negó a responder preguntas

Fuente judiciales confirmaron que el empresario rechazó ante el juez Casanello la imputación en su contra por presunto lavado. Además descartó entrar en el programa de arrepentidos y pidió protección para su familia.

En el marco de la causa por lavado de dinero, el empresario Lázaro Báezpresentó un escrito y negó ser el dueño de Helvetic Group, empresa radicada en suiza.

Báez no se convirtió en el nuevo arrepentido del caso y optó por el silencio al presentar un escrito en el que dio su versión sobre de algunos hechos que le imputó Casanello vinculados con Helvetic Service Group, señalada por Federico Elaskar como la firma que se terminó quedando con su financiera SGI.

También rechazó una imputación sobre el blanqueo de millones de dólares mediante la compra en Suiza de títulos de deuda pública argentina, que tras una compleja operación financiera internacional terminaron depositados en las cuentas de Austral Construcciones.

Ahora las expectativas, están depositadas en la indagatoria del supuesto dueño oculto de Helvetic Group, Marcelo Ramos, un cordobés dueño de la firma que realizó, presuntamente en nombre de Báez, diversas operaciones que le aseguraron que el empresario kirchnerista se quedara con la financiera SGI, conocida como La Rosadita, y que blanqueara los casi 33 millones de dólares obtenidos de fuentes ilegales.

Por la mañana, Baez ingresó esposado al despacho del juez Sebastian Casanello. Fue trasladado al edificio con chaleco antibalas, casco y muy custodiado en el marco de un fuerte operativo en los tribunales de Comodoro Py.

La defensa había pedido postergar la indagatoria pero el juez rechazó esa posibilidad, y le imputó algunos hechos por los que no había sido interrogado semanas anteriores.

El juez lo había indagado por el video que mostraba a su hijo Martín y otros acusados dentro de la ex financiera SGI contando una millonaria suma de dinero. En esa oportunidad el juez solo le imputó el lavado de la suma de 5.100.000dólares.

Cuando ordenó la detención de Lázaro Báez, Casanello le atribuyó haber ingresado, a través de su hijo Martín Báez, el día 02/11/2012 y en otra fecha aún no determinada, pero presumiblemente en los últimos meses del año 2012, dinero por una suma total aproximada de U$S 5.100.000 en la sociedad SGI Argentina S.A., conocida como La Rosadita.

Ese dinero fue contado en el lugar en presencia de su hijo, como así también de César Gustavo Fernández (responsable de la financiera SGI), el representante de la empresa aérea Top Air,vinculada a Austral Construcciones, Walter Zanzot, y el ex marido de Ileana Calabró, Fabián Virgilio Rossi, todos imputados.

En la nueva indagatoria ordenada por Casanello se le imputó otros hechos en los que también está involucrado el abogado de Báez, Jorge Chueco, también detenido. El cargo tiene que ver con el endoso por parte de Chueco de nueve cheques que fueron depositados en Austral Construcciones SA de Lázaro Baez por 208 millones de pesos.

Chueco está acusado concretamente por la firma de 9 cheques vinculados al contrabando de divisas a raíz de la fuga de millones de dólares reingresados luego con la compra de bonos de deuda. Por ese hecho hoy se le amplió a Baez. El juez aún no resolvió la situación procesal de Chueco.

Para el viernes está prevista la ampliación de indagatoria a su hijo Martín, quien está libre pero con prohibición de salida del país.

Fuente: Minutouno.com

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico