Le cortó la yugular y murió a la salida de un cumpleaños de 15

Una disputa entre habitantes del mismo barrio, que estarían bajo los efectos del alcohol, derivó en la muerte de Nicolás Cárdenas, quien sufrió un corte con un arma blanca que le afectó la arteria yugular y murió camino al Hospital Regional. Otro individuo sufrió cortes en la cabeza y se convirtió en el principal testigo. La policía detuvo como presunto autor a un adolescente. También su padre quedó bajo arresto, ya que habría sido quien desencadenó la pelea fatal.

Confusión y desazón vivían ayer los habitantes del plan 60 Viviendas del barrio Próspero Palazzo al conocerse la muerte de Nicolás Cárdenas, de 19 años, undécimo homicidio en lo que va del año en Comodoro y el segundo de este mes. Antes de la pelea que tuvo como escenario calles y pasajes del sector, todos los involucrados habían concurrido a una fiesta de 15 años que se desarrolló en un domicilio particular.

El alto consumo de bebidas alcohólicas habría sido el desencadenante del fatal enfrentamiento que, además del joven fallecido, dejó como saldo un herido de arma blanca y dos detenidos relacionados con el homicidio.

De acuerdo a la información obtenida por El Patagónico, el sospechoso del asesinato, de 16 años, es el novio de la quinceañera anfitriona de la fiesta que se realizó en un domicilio de la calle Sarratea al 300, donde concurrieron unos 60 invitados en su mayoría del mismo barrio. El festejo se desarrolló sin incidentes y concluyó cerca de las 5 de ayer.

Según los testimonios recogidos por los investigadores, el padre del presunto homicida, de 45 años, también concurrió a la fiesta y fue aparentemente sobre quien hizo más estragos el alcohol, ya que en más de una ocasión provocó a distintos adolescentes, quienes en principio optaron por ignorarlo.

Una vez que terminó el cumpleaños, los invitados se retiraron y un grupo de unas siete personas -incluida la víctima y quienes se convertirían en sus agresores- siguieron consumiendo bebidas alcohólicas sobre el pasaje Matheu que desemboca en un descampado cercano a la avenida Juan José Paso. En los paredones del barrio se pueden leer inscripciones como "los pibes de la 60", inequívoca señal de pertenencia al lugar.

Según la declaración de los testigos, el padre del presunto atacante siempre mantuvo una relación agresiva hacia los jóvenes, instándolos a pelearse entre ellos y a través de manifestaciones de índole sexual. El mismo permaneció hasta las 8:30 sobre la calle tomando alcohol a la par de los adolescentes.

En un momento, este hombre -de oficio mecánico- "cacheteó a dos pibes", según un testigo, lo cual desató la furia de los restantes jóvenes. El hijo salió en defensa de su padre y allí se desató la pelea en la que volaron piedras y botellas.

SANGRE Y MUERTE

En medio de la pelea, según la reconstrucción de los investigadores, el adolescente de 16 años extrajo un cuchillo y comenzó a arrojar estocadas sin medir las consecuencias. Una de ellas le provocó un profundo corte en el cuello a Cárdenas que le afectó la yugular.

El joven comenzó a desangrarse e intentó caminar hacia su casa. Desde el pasaje donde quedaron los vestigios de botellas y grandes piedras, el herido recorrió unos 40 metros que dejaron un reguero de sangre. En la puerta de su vivienda sobre la calle Teniente Merlo 2.726, la víctima dejó un importante charco de sangre.

Desde la Dirección del Hospital Militar se informó que el paciente ingresó con una puñalada en el cuello y con sus signos vitales ya casi perdidos. "El médico de guardia, el doctor Espinosa, procedió a entubarlo, a tratar de estabilizarlo a pesar de la gravedad que prestaba el paciente y rápidamente se llamó a unidad de terapia intensiva de traslado para poder llevarlo al Regional".

"Se cortó el tránsito con coordinación de la policía para que la ambulancia llegará en forma inmediata al Hospital Regional que cuenta con la aparatología de complejidad" para dar atención a esta situación dado que el Hospital Militar es de "baja complejidad". Sin embargo, lamentablemente el joven falleció en el trayecto, detallaron desde la institución.

El otro herido -amigo de Cárdenas- sufrió lesiones de carácter leve en la cabeza y en uno de sus brazos. También fue llevado al Hospital Regional y luego prestó testimonio ante la policía.

Mientras, el adolescente señalado de dar muerte a Cárdenas luego de la pelea subió a un vehículo junto a su padre, quien recibió algunos golpes, y también concurrieron hasta el Hospital Militar donde estaban los familiares de Cárdenas. Los militares alertaron a la Comisaría de Kilómetro 8 y así quedaron demorados padre e hijo que anoche permanecían alojados en un calabozo de la Comisaría Mosconi.

Por cuestiones de jurisdicción la policía de la Comisaría Palazzo, a cargo del subcomisario Lucas Cocha, realizó las actuaciones de rigor en conjunto con sus pares de Mosconi. El fiscal jefe, Juan Carlos Caperochipi, junto a la funcionaria María Stella Prada, se presentaron en el lugar para supervisar la tarea de la Policía Científica.

Autoridades ligadas a la investigación sostuvieron que la autoría del homicidio estaría resuelta a partir del cúmulo de entrevistas y pruebas recolectadas, además de la detención de los sospechosos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico