Le dictaron un mes de prisión al que debía cumplir arresto domiciliario y fue detenido cuando robaba en Km 3

Desde el 26 de diciembre, Alfredo Sesto debía cumplir una "permanencia continua" en un domicilio de Laferrere 2200 del barrio Ceferino Namuncurá. La medida regía hasta que se habilite un lugar de detención ya que fue condenado a 3 años y medio en un juicio abreviado. Sin embargo, el 31 de diciembre a las 23:40 fue sorprendido por la policía de la Comisaría Mosconi sustrayendo un televisor y una consola de videojuegos en una vivienda de Kilómetro 3.

Alfredo Sesto (22), quien fue detenido en la noche del 31 de diciembre cuando según la imputación robaba en una vivienda de José María Moreno 720 de Kilómetro 3, ayer fue sometido a la audiencia de control de detención en la que el juez Martín Cosmaro le dictó un mes de prisión preventiva.
Según describió el funcionario de fiscalía Ricardo Carreño, durante la formalización de la investigación personal de la Comisaría Mosconi que se hallaba de recorrida sorprendió a Sesto en el momento justo en que salía de una vivienda con un televisor de 42 pulgadas y una consola de videojuegos Play Station.
A la policía le llamó la atención la presencia de una Renault Duster gris con vidrios polarizados que permanecía frente al domicilio con las luces apagadas y con su conductor en el interior.
Cuando la policía se acercó, la camioneta escapó dejando a Sesto abandonado a su suerte con los elementos a cuestas. El joven arrojó los objetos e intentó escapar, pero fue reducido.
Para ingresar a la vivienda había forzado la abertura con una barreta de 30 centímetros. Y les advirtió a los policías: "tengo arresto domiciliario; no me van a llevar detenido".
Carreño le informó al juez Cosmaro que Sesto fue detenido en flagrancia y que se debía privarlo de su libertad ya que se encontraba cumpliendo una "permanencia continua" desde el 26 de diciembre de 2016 en una vivienda del barrio Ceferino Namuncurá, dictada por el juez de ejecución Jorge Odorisio.
Es que Sesto fue condenado el 31 de octubre del año pasado, por la juez Daniela Arcuri, en un juicio abreviado a tres años y medio de prisión por un robo doblemente agravado por haber sido cometido con arma que no pudo ser comprobada su aptitud para el disparo, en poblado y en banda.

ESPERANDO LUGAR
DE DETENCION
Ante la falta de lugares de detención, el juez de ejecución Jorge Odorisio le otorgó a Sesto el 26 de diciembre una medida sustitutiva a la prisión. Debía permanecer en un domicilio de la calle Laferrere donde vive con su pareja. Era hasta que se desocupe un lugar en un centro de reclusión.
Carreño consideró que aunque existe superpoblación carcelaria, Sesto incumplió la norma que se le había impuesto. Así, al estar condenado con prisión de cumplimiento efectivo pidió que su arresto se mantenga para que comience a cumplir de forma inmediata ya que "no va a cumplir con las reglas impuestas".
Subsidiariamente pidió la prisión preventiva por tres meses ante el peligro latente de fuga ya que el imputado sabe que a la pena que ya registra, se le sumaría una nueva condena si es hallado culpable en esta causa de robo.
El defensor Ariel Quiroga no discutió la forma en la que fue detenido su asistido, pero argumentó: "no se trata de un hecho grave" y que Sesto mantenía buena conducta en la medida sustitutiva. "Una cosa es incumplir la prisión domiciliaria, distinto sería que tuviese activa una rebeldía o pedido de captura", argumentó Quiroga con respecto a que Sesto hasta el último día del año no había infringido las normas dictadas.
El defensor también estuvo de acuerdo con la Fiscalía, en que Sesto comience a cumplir su condena y creyó que el juez Cosmaro en la misma audiencia podía resolver esa situación sin que fuese derivado el trámite al juez de instrucción.
Pero con respecto a la prisión preventiva sostuvo que el pedido era excesivo ya que si Sesto recuperaba la libertad antes por la causa en la que está condenado no iba a poder gozar de libertad permaneciendo con preventiva en la causa en trámite, cuyo delito tiene una expectativa de pena mínima que se inicia en los 15 días.
A su turno el juez Cosmaro dio por anoticiado del hecho por el que se lo investiga a Sesto como robo simple en grado de tentativa y que se ajustó a derecho su detención sobre la base del artículo 217 del Código Procesal Penal del Chubut, es decir en flagrancia.
Con respecto a la medida de coerción explicó que existen peligros de fuga por parte del imputado ya que el delito de robo simple en grado de tentativa si bien tiene un mínimo de 15 días de pena, también tiene un máximo de 4 años de prisión y recordó que Sesto cuenta aún con una condena de cumplimiento efectivo.
Cosmaro analizó que si bien no es un hecho grave como alegó el defensor, no dejó de ser grave que Sesto haya incurrido en un delito habiendo sido anoticiado de la sentencia que tenía y valoró el peligro de fuga ya que tiene personas que lo pueden trasladar de un domicilio a otro –como el individuo que no está identificado y que lo esperaba en una camioneta-.
De esa manera el juez resolvió declarar legal la detención, dictarle un mes de prisión preventiva al imputado y le otorgó el mismo plazo para investigar el delito a la Fiscalía.
Por lo pronto hasta que el juez de ejecución resuelva sobre la pena que debe empezar a cumplir Sesto, el imputado permanecerá en la Comisaría Mosconi, que está con su capacidad de alojamiento colmada.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico