Le dieron cuatro puñaladas para robarle tres teléfonos

Priscila Gatica fue sorprendida por una pareja de delincuentes –hombre y mujer- que le asestaron cuatro puñaladas, dos en los brazos, una en el abdomen y la restante arriba de la boca del estómago. Fue el domingo a la noche en un pequeño departamento del pasaje Benavente al 1.200. La joven perdió mucha sangre buscando ayuda en la calle hasta que la auxilió un patrullero. Está fuera de peligro y los delincuentes se llevaron tres teléfonos.

"Me entraron a robar a mi casa. Me apuñalaron pero por suerte estoy viva", escribió Priscila Gatica ayer a las 6 de la mañana en su cuenta de red social Facebook. La joven de 20 años, de ocupación niñera, había sido apuñalada a las 22:50 del domingo en un departamento de pasaje Benavente al 1.200 del barrio Ceferino Namuncurá. Les dijo a los investigadores que fue una pareja de delincuentes –hombre y mujer- los que la sorprendieron en el interior del monoambiente en donde vive con una amiga y les llevaron teléfonos celulares.
Gatica recibió cuatro puñaladas, dos en los brazos y dos en el abdomen, uno sobre la boca del estómago. La autora de las lesiones sería la mujer de la dupla de delincuentes.
Cuando ocurrió el hecho, Priscila declaró que esperaba al joven que todas las noches a esa hora "me trae el pan", por lo que cuando escuchó golpes en la puerta abrió con toda confianza. Pero irrumpió una mujer que le dio los puntazos y junto con un hombre la encerraron en el baño. Inmediatamente la joven salió y cuando quiso buscar alguno de los teléfonos, se encontró con que se los habían llevado.
Como pudo entonces, caminó descalza hasta Soldado Almonacid y Rivadavia, a unas tres cuadras, trayecto en el que perdió mucha sangre.
Personal policial de la Seccional Cuarta le prestó los primeros auxilios y la subieron al patrullero para conducirla hasta el Hospital Regional.

PAREDES CON SANGRE
La joven ingresó con graves heridas y prácticamente desangrándose, pero fue intervenida quirúrgicamente y anoche ya se hallaba fuera de peligro.
La Policía, en tanto, siguió el reguero de sangre desde la avenida Rivadavia hasta la vivienda donde la joven fue apuñalada. Allí, los expertos científicos levantaron rastros. El panorama con el que se encontraron daba cuenta de lo que había ocurrido: sangre hasta en las paredes.
Se realizó una inspección policial en busca del cuchillo con el que habrían lesionado a Priscila pero no se lo halló. En el departamento había una cama de dos plazas y pocos objetos. Su amiga, según comentó la víctima, había salido con su novio poco antes de que aparecieran los delincuentes.
Lo que sí encontró la Policía fue dinero, por lo que no les quedó del todo claro el móvil del ataque, más allá del robo de los celulares. En el lugar, la Seccional Cuarta dispuso una consigna policial, mientras la Fiscalía no solicite una nueva medida judicial en busca de nuevas evidencias.
El caso está en manos de la Brigada de Investigaciones y de la Seccional Cuarta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico