Le dieron un culatazo en la cabeza, le robaron todo y lo dejaron atado

Carlos sufrió el martes a las 22 un violento asalto en su vivienda de Código 860 al 2300 del barrio Abel Amaya. Dos delincuentes lo golpearon con un arma larga en la cabeza y luego lo amenazaron para que no los denunciara. Pide al Ministerio Público Fiscal y al juez penal que tomen medidas para que los delincuentes que residen a media cuadra de su casa lo dejen tranquilo.

En la madrugada de ayer Carlos no pudo dormir por miedo. Y eso quiere que lo sepan todos: los fiscales, los jueces y los defensores. Tiene miedo de que los asaltantes vuelvan a su vivienda y concreten sus amenazas. Le advirtieron que si los denunciaba, iban a matarlo.
El martes a las 22 le pusieron un arma en la cabeza al irrumpir en su vivienda del Código 860 al 2300 del barrio Abel Amaya. Uno de los ladrones golpeó la puerta, preguntó por un familiar. Carlos estaba terminando de lavar unas cosas. Le dijo que esa persona no estaba, pero ni bien abrió, ingresó el otro delincuente con un arma en mano, un arma larga. "Era tipo un fusil con un cargador, como en las películas".
Los delincuentes lo golpearon. Le pegaron con el arma en la cabeza al menos dos veces, provocándole cortes en el cuero cabelludo. Le pedían dinero, le decían que sabían que era repartidor de la Quilmes y que tenía que tener plata. La víctima le dijo que revisaran todo, que no tenía dinero. Entonces los ladrones se llevaron un televisor, un equipo de música, ropa, el teléfono celular y la moto del hombre.
Antes de marcharse lo maniataron y le dejaron una amenaza. Le pusieron nuevamente el arma en la cabeza y le advirtieron que si los denunciaban "ellos conocían a mi familia, sabemos que tu hermano vive acá al lado".
Carlos tiene miedo. Miedo a que los delincuentes vuelvan. Viven a media cuadra de su casa. "Vamos a caer presos, vamos a estar presos uno o dos años y cuando salga te voy a buscar", le advirtió uno de los delincuentes. "Yo ya no quiero estar acá, ponele que lo suelten, o que por equis motivo no quedan presos, y uno es menor. ¿Qué hago yo acá?", se preguntaba ayer la víctima.
La policía de la Seccional Quinta logró recuperar la moto en la misma noche del martes. Interceptó a dos sospechosos cuando escapaban en la Honda de la víctima sobre la avenida Chile. Los agentes detuvieron a Félix Hernán Amaya (24) y A.F.T (17). Presumen que estos jóvenes estarían implicados en el robo y que dejaron el arma, los electrodomésticos y las prendas de vestir de Carlos en el domicilio de la calle 857 al 2300 en donde se montó una consigna a la espera de la orden judicial de allanamiento.

ASALTANTES CONOCIDOS

Durante la misma noche del robo el funcionario fiscal Heriberto Fitzsimons junto al jefe de la Seccional Quinta, comisario inspector Darío González, estuvieron al frente de la investigación que derivó en el allanamiento de la casa donde estaba montada la consigna policial.
Con la autorización del juez penal Martín Cosmaro el procedimiento comenzó ayer a las 16:20 y se extendió hasta las 19. Los efectivos secuestraron un televisor LED de 32 pulgadas, un equipo de música completo, billetera, herramientas, prendas de vestir y un rifle calibre 22 con modificaciones, apta para el disparo.
Además, se hallaron otros elementos malhabidos, entre ellos un sello del médico José Manuel Corchuelo Blasco cuando era ministro de Salud de Chubut en la gestión del gobierno anterior, el cual habría sido robado del Hospital Regional.
Ante la gravedad del asalto, el magistrado durante la audiencia de control de detención y formalización de la investigación, le dictó un mes de prisión preventiva a Amaya y ordenó el arresto domiciliario del menor de edad, precisaron fuentes oficiales a este diario.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico