Le gatillaron en la cabeza y en la espalda en una violenta "entradera"

Eran alrededor de las 5 cuando tres delincuentes ingresaron a la vivienda tras romper un ventanal. Una vez en su interior, exigieron dinero y joyas, amenazando a su propietario, a quien le gatillaron en la cabeza y en la espalda y amenazaron con quemarlo con una plancha. "Esto es como la ruleta rusa... te puede tocar", le habría dicho uno de los delincuentes. Terminaron escapando tras el alerta policial de las hijas del matrimonio.

Una madrugada de terror vivió una familia de Sarmiento que fue sorprendida por un grupo de delincuentes mientras dormía. El hecho conmocionó a esa ciudad, principalmente por la violencia que ejercieron los delincuentes y el lugar donde se produjo: pleno centro, en avenida Estrada y Perito Moreno.
Eran cerca de las 4:50 y la familia descansaba cuando tres delincuentes ingresaron a la casa luego de romper un ventanal. El ruido de la explosión de los vidrios despertó al trabajador petrolero y a su esposa, una empleada municipal.
El hombre, aún dormido, se asomó por el pasillo y se encontró con los delincuentes, quienes con los rostros semicubiertos con capuchas y pañuelos lo amenazaron con armas de fuego y le dijeron que se quedara quieto y se arrojara al suelo. Luego lo llevaron hasta el dormitorio, donde se hallaba su esposa. Allí ambos fueron atados en las manos con los cables de cargadores de teléfonos celulares y una plancha de alisado de cabello. También les taparon los rostros con ropas.
La situación fue muy violenta y según relató el damnificado a los investigadores policiales, dos de los sujetos profirieron amenazas en forma permanente y en un momento uno de ellos le colocó al hombre el arma en la cabeza y gatilló.
Afortunadamente, el proyectil no fue disparado pero unos minutos más tarde repitió la operación, esta vez sobre la espalda de la víctima. "Esto es como la ruleta rusa... te puede tocar" le había dicho.
La mujer, en tanto, les decía que no tenían más dinero en la vivienda que el que había en sus billeteras y en el cajón de un mueble. Los asaltantes, sin embargo, insistían en que las victimas poseían una caja fuerte y que les dijeran dónde se hallaba. Fue en ese momento cuando uno de los delincuentes amenazó al hombre con calentar una plancha para quemarlo si no le decían dónde estaba el efectivo.

EL HECHO ES INVESTIGADO
Se estima que los delincuentes permanecieron alrededor de una hora en la vivienda, de donde se llevaron más de $5.000, tres teléfonos celulares, una computadora y relojes.
Tuvieron que huir de apuro porque mientras amenazaban al matrimonio, una de las hijas de la familia regresaba a la casa a bordo de su vehículo. Al acercarse, le llamó la atención que estuvieran encendidas todas las luces y al disminuir la velocidad del rodado observó a tres desconocidos que se desplazaban en su habitación.
La joven estaba a punto de estacionar cuando un cuarto integrante, quien hacía de "campana", le apuntó con un arma de fuego desde la vereda. Sin dudarlo, comenzó a tocar la bocina, inclinó su cabeza sobre el volante y condujo rápidamente hasta la comisaría, donde informó lo ocurrido.
De inmediato un móvil policial salió hacia el lugar. Sin embargo, los delincuentes escaparon antes de que llegaran los agentes, siendo vistos por la otra hija de las víctimas que también llegaba al hogar en otro automóvil.
En el hecho tomó intervención personal de la división Criminalística que realizó una inspección ocular en procura de levantar rastros y huellas que sumen indicios a la investigación. También realizaron varias entrevistas y se abocaron a la búsqueda de imágenes registradas por las cámaras de seguridad de viviendas aledañas.
Mientras tanto, las víctimas eran asistidas por la psicóloga Romina Percivale, del Servicio de Asistencia a la Víctima de Delitos (SAVD) luego de una noche que será difícil de olvidar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico