Le gatilló en la cabeza a su hija y luego disparó contra un policía

Un ex policía irrumpió en la comisaría de Lago Puelo con un cuchillo para impedir que su hija lo denuncie por violencia de género. Allí, intentó acuchillarla, se trenzó con un efectivo a quien le sacó el arma reglamentaria y disparó contra un comisario. Quedó detenido por "lesiones agravadas, tentativa de homicidio, atentado y resistencia a la autoridad".

Un ex policía, al que su hija iba a denunciar por violencia de género, irrumpió en la comisaría con un cuchillo, se trenzó con un uniformado, logró sacarle el arma y disparó contra el comisario Hugo Melipil, quien llegaba para tratar de calmarlo y se salvó porque uno de los uniformados alcanzó a desviar el brazo del agresor.

El incidente, que pudo haber terminado en tragedia, recién tomó estado público ayer.

La chica llegó en su auto con sus dos hijos. Segundos después llegó su padre a toda velocidad en su vehículo y chocó casi en forma directa desde atrás al choche de su hija, produciéndole importantes daños.

Según relató el comisario, el hombre descendió en medio de un ataque de furia, "portando en su mano un cuchillo de grandes dimensiones, de tipo campero, con el que intentó ingresar a la guardia para lesionar a las personas que perseguía. Su actitud fue impedida por la única empleada que se encontraba en la dependencia. En ese momento llegó un segundo policía, a quién también intentó agredir con el arma blanca, intentando atinarle algunos "puntazos".

El comisario contó que en esa contienda que, que se dio en la vereda de la comisaría, el uniformado intentó inmovilizar al hombre, pero como estaba muy exaltado, logró zafarse y le alcanzó a manotear el arma reglamentaria.

"Cuando voy llegando al lugar, observo que me amenaza con la pistola para que lo dejemos llegar a su cometido (lesionar a su familia). A esta altura también se sumó al incidente el personal que retornaba en el patrullero", continuó.

En el forcejeo, el expolicía, identificado como Ariel Mansilla, y que según Melipil, fue expulsado de la fuerza, alcanzó a efectuar un disparo con el arma del efectivo policial contra el comisario.

La bala terminó pegando contra la mampostería porque uno de los uniformados se arrojó sobre él y alcanzó a desviarle su brazo.

Finalmente lograron reducirlo y detenerlo, para derivarlo más tarde hacia los tribunales de Esquel donde quedó procesado bajo los cargos de "lesiones agravadas, tentativa de homicidio, atentado y resistencia a la autoridad".

La chica había llegado a la comisaría con una herida en el pecho, producto de un "puntazo" con un arma blanca.

Además le contó a la policía que su padre que unos minutos antes, le había gatillado varias veces en la cabeza con un revolver calibre 22, pero se salvó porque las balas no salieron.


Fuente: Diario de Río Negro

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico