Le negaron la libertad condicional a un condenado por secuestro extorsivo

El juez Federal de Ejecución Penal rechazó la libertad condicional que fue solicitada por la Defensa Pública que asiste a Walter Bambino Flores y declaró abstracta la solicitud de estímulo educativo que se propició. Se trata del condenado -a 12 años en primera instancia y readecuada su pena en 10 años en la segunda instancia- por el secuestro extorsivo que en octubre de 2009 sufriera el sobrino del por entonces tesorero del Sindicato de Petroleros Privados. Por el caso aún hay dos prófugos.


A través de un escrito, la Defensa Pública que asiste a Walter Bambino Flores solicitó que se aplique el estímulo educativo y que se reduzca en dos meses el cómputo de la pena que viene cumpliendo en la Unidad Penitenciaria Federal N° 15, tras lo cual se requirió que se hiciera lugar a la libertad condicional por entender que se da el requisito temporal para ello.
Hay que saber que la detención de Flores data del 21 de octubre de 2009 y la condena firme que cumple quedará vencida el 20 de octubre de 2019, al efectivizarse los 10 años que se fijó en el fallo de la Cámara Federal de Casación Penal, el cual modificó la pena de 12 años que se impuso durante el juicio oral y público desarrollado en el Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia.
A partir de esos cálculos y en el caso de hacerse lugar al estímulo educativo reclamado, la defensa estimó que el condenado estaría en condiciones temporales de obtener su libertad condicional el 21 de junio del corriente y por tal motivo llevó a cabo la solicitud.
A todo esto, los informes de la penitenciaría no lo beneficiaron porque presenta un "pronóstico de reinserción social desfavorable".
Al tomar vista la Fiscalía sobre el particular, sostuvo que corresponde la reducción del plazo solicitado en dos meses por el estímulo educativo y se opuso a la libertad condicional.
Tras analizar las posturas de las partes el juez Federal de Ejecución Penal, Pedro José de Diego, resolvió no hacer lugar a la libertad condicional de Walter Bambino Flores y declarar abstracta la solicitud de estímulo educativo.

EL CASO
El secuestro extorsivo que tuvo como víctima a Miguel Díaz -sobrino del por entonces tesorero del Sindicato Petrolero- ocurrió el 20 de octubre de 2009. El hombre de 44 años con capacidades diferentes fue rescatado en el marco de un trabajo conjunto entre la Fiscalía Federal y las brigadas de Investigaciones tanto Federal como de la Policía del Chubut, tras el pago de un rescate con dinero marcado.
A juicio llegaron Juan Carlos Araneda, Jorge Alberto Ovando, I.O.N.T y Walter Bambino Flores. Este último fue el único que lo hizo privado de la libertad porque Araneda y Ovando se encontraban en libertad desde fines de diciembre de 2009, luego de que accedieran a la excarcelación tras el pago de una caución real de 10.000 pesos cada uno. En tanto que el menor estuvo tres meses en el Centro de Orientación Socioeducativo de Trelew y luego quedó con arresto domiciliario. En su caso también contó con permiso para estudiar y hacer boxeo en un Club Municipal.
Hay que saber que en la causa también estuvo vinculado Matías Sergio Avila, quien continúa prófugo de la Justicia desde el 3 de julio de 2010, luego de fugarse de la alcaidía local con Mario Quevedo -quien fue capturado el 30 de setiembre de ese año en el barrio 30 de Octubre.
A todo esto, en primera instancia el Tribunal Oral Federal resolvió condenar a Araneda a una pena de 3 años en suspenso. El menor I.O.N.T. fue internado en el COSE (Centro de Orientación Socioeducativa); A Flores lo condenaron a 12 años de prisión, mientras que a Ovando se le impuso una pena de 10 años. Este último -quien trabajaba de cajero en la Municipalidad de Comodoro Rivadavia- continuó en libertad pero cuando se declaró firme la condena se descubrió que se había fugado y hasta la actualidad pesa sobre él un pedido de captura internacional.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico