Le redujeron tres meses la condena tras recibirse de perito comercial en prisión

Claudio Miguel Morales, condenado a diez años de prisión por comercio de estupefacientes en la causa "Apadrinados", se recibió en la Unidad Penitenciaria 14 de Esquel de perito comercial "especializado en administración de empresas". Solicitó por escrito el beneficio de estímulo educativo y el juez ejecución penal Pedro De Diego le descontó tres meses de prisión en la pena que debe cumplir.

Claudio "Cabezón" Morales, condenado a diez años por haber sido considerado coautor penalmente responsable del delito de comercio de estupefacientes en Comodoro Rivadavia, cumple prisión en la Unidad 14 de Esquel y fue beneficiado con tres meses de descuento en la pena por "estímulo educativo" contemplado en el artículo 140 de la Ley 24.660.
Según consigna en su dictamen el juez de ejecución, la modificación introducida en este artículo por la Ley 26.695, sin perjuicio de consagrar el derecho universal a la educación de las personas detenidas, establece la posibilidad que el interno avance a través de las distintas fases y períodos de la progresividad del sistema penitenciario, hasta un máximo de 20 meses, en los casos en que las personas detenidas cursen y aprueben una diversidad de contenidos educativos.
Para el juez Pedro De Diego, el espíritu de la reforma legislativa gira en torno a la integración de las personas detenidas -independientemente de su situación procesal- en ámbitos educativos y culturales. Además se intenta una reinserción exitosa de los detenidos en el mercado laboral, al momento de comenzar a gozar de la libertad, argumentó el magistrado.
Dentro de la cárcel Morales culminó sus estudios de nivel medio y obtuvo el título de "perito comercial especializado en Administración de empresas", extendido por la Escuela 7708.
En una causa judicial "Apadrinados", el juez De Diego señaló en el fallo del Tribunal Oral que le preocupaba la fluida relación que el imputado tenía con ciertos actores de la política.
"Y digo preocupante, porque el propio Morales actuaba en función del amiguismo político, con tanta impunidad que hasta el momento de su detención, su propia familia y él pensaron en que ese amiguismo podría facilitar las cosas con la juez a cargo de la investigación", manifestó.
Por eso tras dar a conocer las penas de los 15 condenados en la causa, De Diego había señalado: "no puedo dejar de mencionar la preocupación que me causa el fácil acceso que algunos de los condenados en esta causa tienen a estamentos políticos y o gremiales. Si bien en este expediente no hay prueba alguna que involucre a algún dirigente político en el tráfico de estupefacientes, la historia reciente de los países donde el comercio de drogas ha desatado situaciones de violencia mayúscula, muestra que así se comienza el corto camino hacia múltiples hechos de sangre estrechamente relacionados con los estupefacientes".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico