Le revocaron la domiciliaria a Gustavo Llantén

A pedido de la Fiscalía, el juez natural de la causa revocó la prisión domiciliaria que venía gozando Gustavo Llantén desde el 12 de abril. El joven, que junto a su hermano Axel está imputado por el homicidio de Diego Soto, abandonó el domicilio donde cumplía el arresto luego de herir las manos a su pariente con un arma blanca.

La audiencia de revisión de la prisión domiciliaria que venía cumpliendo Gustavo Llantén se desarrolló en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y fue presidida por el juez natural de la causa, Miguel Angel Caviglia. El Ministerio Público Fiscal fue representado por la funcionaria de Fiscalía, Verona Dagotto, mientras que el imputado recibió la asistencia del abogado particular, Guillermo Iglesias.
La revisión se efectuó a instancia de la parte acusadora y en razón de la violación de la medida por parte de Gustavo, algo que ocurrió durante la madrugada del miércoles tras una pelea que protagonizaron los hermanos. En esa pelea Axel resultó con lesiones cortantes en sus manos, producto del ataque que recibiera con un cuchillo. Tras ese violento episodio, ocurrido a las 2:50, Gustavo tomó a su pequeña hija y se fue del domicilio. Más tarde la policía lo encontró en la calle y lo detuvo.
Por ese incidente la funcionaria de Fiscalía pidió que se revocara la medida de coerción morigerada y que la misma se transforme en prisión preventiva.
A todo esto el imputado declaró y si bien reconoció que se fue de la casa, la decisión obedeció a que se encontraba con su pequeña hija y lo habría hecho a modo de protegerla. No obstante el juez hizo lugar al requerimiento fiscal y revocó el beneficio, ordenándose su prisión preventiva hasta agosto.
Con respecto a la causa, la Fiscalía presentará la acusación pública en los próximos días y allí se calificará el delito como homicidio simple en calidad de coautores para Gustavo y Axel Llantén. Y si bien no se precisó cuál será la pretensión punitiva, se confirmó que la misma se apartará del mínimo que contempla el artículo 79 del Código Penal.

EL CASO
Hay que recordar que el homicidio donde están imputados los hermanos Llantén se produjo el 25 de diciembre del año pasado y tuvo como víctima a Diego Gustavo Soto (29), un hombre que solía limpiar vidrios de autos en distintos semáforos de la ciudad.
La Fiscalía sostiene que la víctima fue interceptada por Gustavo Orlando Llantén (22) y Axel Rodrigo Llantén (20), a las 8:50 de ese domingo sobre la esquina de 13 de Diciembre y Ameghino, frente a la sede de la Confederación General del Trabajo (CGT). Lo corrieron y buscando resguardarse del ataque, Soto ingresó hasta el fondo del patio de una vivienda de la calle 13 de Diciembre a cuyos propietarios conocía. Sin embargo, los imputados lo siguieron y una vez que lo alcanzaron, ya arrinconado entre las casas y dos vehículos estacionados, lo agredieron con golpes de puño.
Soto recibió cinco puñaladas, una en la pierna derecha y las restantes en el torso. Una de las heridas penetrante le afectó la vena aorta y falleció a los pocos minutos.
En medio del ataque, el dueño de la casa observó a los agresores que ya tenían reducido al limpiavidrios en el piso y les golpeó la ventana, logrando así que estos se fueran.
A todo esto un oficial de policía que arribaba con su automóvil a su vivienda ubicada en el sector de La Loma observó cuando las tres personas discutían. Minutos después el efectivo -que se convirtió en el testigo clave del homicidio- observó a los dos hombres que luego serían detenidos, con remeras de color blanco manchadas de sangre.
Los hermanos Llantén y el oficial se cruzaron en la puerta del edificio donde residían, frente a la escena del crimen. De acuerdo al relato fiscal, uno de ellos le recriminó al policía: "vos que haces acá" y el efectivo le contestó que vivía en ese lugar. En ese momento los sospechosos ingresaron al edificio y le cerraron la puerta en la cara.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico