Le robaron cuando iba a participar de los Culturales Evita e igual fue a bailar

Renzo tiene 17 años y fue asaltado ayer en 10 de Noviembre y Estados Unidos por cuatro jóvenes que lo amenazaron con un cuchillo y lo golpearon. El joven se dirigía a participar en los Culturales Evita y pese al mal momento no dudó en ir a la competencia. Al momento de realizar la denuncia en la Seccional Cuarta su insistencia fue tal que un agente de esa comisaría le pagó el remis, ya que también le habían robado la tarjeta SUBE.

Renzo, de 17 años, se levantó temprano ayer y seguramente le costó conciliar el sueño porque iba a cumplir uno de sus grandes sueños: participar junto a El Camaruco en la edición de los juegos Culturales Evita que se desarrollaron en el Centro Cultural. Como lo hace habitualmente, el adolescente salió caminando de su casa hasta la parada de transporte público. Allí esperaba el colectivo cuando cuatro jóvenes mayores de edad lo golpearon con intenciones de robo.
El hecho ocurrió alrededor de las 9:30 en la garita de 10 de Noviembre y Estados Unidos, en el barrio Quirno Costa. El menor esperaba el colectivo con ansias para ir a competir al certamen regional.
Renzo le contaría luego a El Patagónico que percibió la llegada de los cuatros malvivientes y que estos rápidamente lo miraron. El no sospechó y de repente uno lo atacó de frente, "me empezó a apurar” y mientras otro lo amenazó con un cuchillo.
El joven cree que bordearon el sector desviando su atención. Luchó como pudo contra el primero, pero los otros comenzaron a pegarle. Comenzó a gritar y apareció la policía para salvarlo. Los agentes de la Seccional Cuarta pudieron detener a dos de los malvivientes, conocidos en la jurisdicción de la Seccional Séptima: Raúl Nahuelquín, de 21 años, y Alan Pastor, de 20. Los otros dos lograron escapar.

CUANDO LA PASION PUEDE MAS
Tras el ataque, Renzo fue trasladado a la Seccional Cuarta para realizar la denuncia. Allí detalló lo sucedido a los oficiales que se vieron sorprendidos por su actitud, ya más allá de lo que le había pasado quería irse rápidamente de la comisaría para presentarse en la competencia que se vivió en el Centro Cultural.
Sus ganas sorprendieron al oficial Eduardo Blanco, quien tras tomarle la denuncia, llamar a los padres y contenerlo, le pagó el remis para que pudiera irse, ya que también le habían robado la tarjeta SUBE. El elogiable gesto del servidor público fue agradecido posteriormente por la madre del joven, conciente del significado que para su hijo tenía participar del certamen cultural.
El Patagónico ubicaría posteriormente a Renzo en el Centro Cultural y le consultó qué fue lo que lo motivó a querer ir a la competencia a pesar de la desagradable experiencia vivida. Su explicación fue contundente: "el amor al folclore".
“Hace diez años que bailo, este año me recibo y si Dios quiere sigo con el ballet de folclore. Yo quería competir”, sintetizó mientras esperaba su turno para bailar en la categoría Conjunto Estilizado, donde iba a presentar un gato y una chaya en el cuadro "La vendimia riojana".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico