Le rompen la cabeza a un vendedor de espuma y sospechan de los Nieves

Un vendedor de espuma tuvo que ser hospitalizado con diversos cortes en el cuero cabelludo producto de la agresión que recibió de un grupo de jóvenes que, de acuerdo a testigos, serían integrantes de la familia Nieves. Horas antes, en la zona de la feria "La Saladita", las mismas personas habrían robado a una mujer a la que le arrojaron espuma en los ojos.

Durante el primer día de carnaval una multitud se congregó en las calles céntricas, pero no todo fue fiesta. Hubo corridas, peleas menores y arrebatos. El episodio más grave tuvo como víctima a un vendedor de aerosoles de espuma. A pesar de estar prohibida la venta de ese producto y del operativo de seguridad montado, muchas personas hicieron caso omiso y cientos de jóvenes se divirtieron arrojándose espuma.
Según los datos recabados por este diario, un vendedor que estaba apostado sobre las calles Belgrano y San Martín fue brutalmente agredido por un grupo que lo golpeó en la cabeza con un objeto contundente. Eran las 20 y los individuos habrían tomado los aerosoles sin pagarlos, lo que despertó la reacción de la víctima.
El grupo que luego fue identificado como presuntos integrantes de la familia Nieves reaccionó en forma violenta y le abrió la cabeza de un golpe al vendedor. Este tuvo que ser asistido por testigos que alertaron a la policía, mientras los atacantes se mezclaron entre la muchedumbre y no volvieron a ser vistos por la zona céntrica.
Los policías de la Seccional Primera solicitaron una ambulancia y los médicos se llevaron al herido hasta la guardia del hospital para ser curado de las lesiones sufridas.
En otro acto delictivo ocurrido alrededor de las 18:20 en inmediaciones de la feria denominada La Saladita, en el barrio Quirno Costa, una mujer denunció haber sido robada y señaló como sospechosos a integrantes de la mencionada familia. Hay que recordar que uno de los domicilios de los Nieves se encuentra frente a la feria.
La damnificada aseguró que se le acercaron unos individuos y le arrojaron espuma en los ojos y luego le sacaron el bolso de un tirón. El ataque ocurrió en contados segundos y a pesar de las recorridas policiales posteriores los sospechosos no fueron divisados por ese sector.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico