Les entregarán una silla de ruedas e insumos básicos para sus hijos discapacitados

Un grupo de 18 madres de personas que conviven con diferentes discapacidades motrices se reunió ayer con el secretario municipal de Salud, Carlos Catalá, e integrantes del Ministerio de la Defensa Pública para evaluar cada uno de los reclamos. El titular de la cartera sanitaria aseguró la entrega de una silla de ruedas para uno de ellos e insumos básicos para todos los jóvenes discapacitados.

Catalá se comprometió el lunes a ayudar a 18 madres que reclamaban que las obras sociales y el Estado se hagan cargo de la cobertura asistencial de sus hijos discapacitados.
En ese sentido, las mujeres se reunieron con el titular de la cartera sanitaria municipal y representantes del Ministerio de la Defensa Pública para acordar los pasos a seguir.
Gisela Márquez, una de las madres que ayer estuvo presente en la convocatoria, manifestó que Catalá se comprometió a entregarle, en quince días, una silla de ruedas al padre de un joven que viene solicitando esta prestación hace dos años.
Para "las otras mamás que tienen PROFE (Programa Federal de Salud), Catalá prometió que todos los insumos como medicación, pañales y leche serán entregados el lunes a través de la farmacia que funciona por parte de (la Secretaría) Salud”, explicó.
Sin embargo, aquellas madres cuyos hijos dependen de obras sociales deberán continuar con su lucha contra esas instituciones que se niegan a reconocer la cobertura, pero estarán acompañadas por los defensores públicos.
“El personal de Salud averiguó que nuestros papeles están autorizados desde el año pasado pero las obras sociales nunca dieron una respuesta de nada. Por eso desde Defensoría dijeron que nos iban a acompañar y que tomarían las medidas necesarias para que la obra social cumpla en todo lo que están incumpliendo con nuestros hijos y esperemos que el PROFE también cumpla con lo tiene que cumplir", señaló Márquez.
A la vez, manifestó que las prestadoras de servicios médicos que están en falta son “OSFATLYF, una obra social de Luz y Fuerza, ADOS y Swiss Medical".

INCONVENIENTES
Márquez es madre de un joven de 14 años que tiene parálisis cerebral y detalló: “hace dos años que esperó que ADOS me dé una silla de ruedas”.
“A mí me pasaron una silla en comodato y cuando la fui a devolver me dijeron: 'Quedatela. Cuando la necesitemos te la vamos a pedir'. Yo fui muy ingenua y la guardé en la casa de mi mamá. Entonces, ahora ellos ponen la excusa que todo lo de mi hijo está autorizado, pero no me van a dar la silla porque yo no devuelvo otra que ellos me prestaron”, cuestionó.
En este sentido, Márquez manifestó: “como si fuera poco la silla de baño nunca me la dieron como tampoco una movilizadora de rodillas. Hoy (por ayer) llevé a mi hijo a control y tiene dos vertebradas quebradas y una escoliosis severa por su mala postura".
Sin embargo, los problemas para la madre del joven de 14 años no terminó allí ya que aseguró que desde que El Patagónico publicó el reclamo desde en su edición del martes, los requisitos en su obra social se habrían multiplicado.
“Cuando salió la nota, los de ADOS me prohibieron entregarme las cosas a mí y piden que el padre, como es el titular, se acerque a retirar todo. Durante 15 años hice todos los trámites de mi hijo y por las trabas que ellos me ponían, tuve que hacer un papel por un escribano para que el padre me autorice a realizar todos los tramites”, indicó.
Asimismo, Márquez sostuvo: “el lunes iré acompañada por la Defensoría Pública a devolver la silla que supuestamente no quiero devolver. Esperemos que este sea el primer paso para que el Estado y las obras sociales en Comodoro cumplan con lo que deben cumplir", consideró.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico