Les secuestraron 33 dosis de LSD por evadir un control de rutina

Con 33 dosis de dietilamida de ácido lisérgico (LSD), 8,6 gramos de cocaína y semillas de marihuana fueron sorprendidos ayer dos hombres por parte de la policía de la Seccional Quinta. Fue luego de que llamaran la atención al tratar de evitar un control vehicular de rutina que se llevaba a cabo sobre avenida Chile, frente al barrio 30 de Octubre, hacia donde escaparon.

Al cierre de esta edición la policía de la Seccional Quinta conducía el operativo que se realizaba en el Sector VII del barrio 30 de Octubre, hasta donde una dotación de esa jurisdicción persiguió a los ocupantes de un Chevrolet Corsa -patente FEY 331- que se escapó de un control de rutina que estaba montado en avenida Chile.
La actividad policial consistió, durante la tarde de ayer, en la identificación de vehículos y documentación de los rodados y continuó con la identificación de personas. En esa tarea estaban los efectivos cuando llamó la atención la maniobra evasiva que realizó un conductor al advertir la presencia policial.
Sin dudarlo una dotación dejó el operativo para salir en persecución de los sospechosos y estos se dirigieron hacia el interior del barrio 30 de Octubre, pero en el Sector VII quedaron encerrados y fueron reducidos.
Allí, tras la identificación y palpado se encontraron varios cartones pequeños que llamaron la atención de los uniformados y se le dio intervención al personal de Drogas Peligrosas y Leyes Especiales de la Policía del Chubut, desde donde se anotició a la guardia de la Justicia Federal para recibir instrucciones sobre los pasos a seguir.
Si bien se mantuvo en reserva la identidad de las personas, se confirmó que los dos sospechosos son de Comodoro Rivadavia y su situación de libertad o privación de la misma sería dispuesta anoche por la autoridad judicial de competencia.
La dietilamida de ácido lisérgico, conocida como LSD y comúnmente como ácido, es una droga psicodélica semisintética que produce efectos psicológicos, como alucinaciones con ojos abiertos y cerrados, percepción distorsionada del tiempo, la alteración de la conciencia y los sentimientos, además de sentir o visualizar sensaciones o imágenes que al consumidor le pueden parecer reales pero que no lo son.
Este domingo, indicaron a El Patagónico que ambos sujetos, fueron identificados y quedaron imputados en la causa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico