Liberan a uno de los imputados por el homicidio de Expósito Moreno

A pedido de la defensa de Jorge Gabriel Herrera, la juez Raquel Tassello ordenó su libertad con presentaciones en sede policial. Fue el único beneficiado durante la revisión de la prisión preventiva que se realizó a todos los imputados por el homicidio de Domingo Expósito Moreno, porque Nadia Kesen, Sergio Solís, Miguel González y Gonzalo Velásquez continuarán detenidos hasta que termine la investigación, tal como lo solicitó el fiscal.

La revisión de la prisión preventiva de los imputados por el homicidio de Domingo Expósito Moreno se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial, tal como lo adelantó El Patagónico en forma exclusiva.
En ese marco, el fiscal general Adrián Cabral solicitó el mantenimiento de la prisión preventiva de todos los imputados por el plazo que queda para investigar, es decir otros tres meses, porque entiende que está latente el peligro de fuga.
Además, refirió que ya tiene turno en el CENPAT para el 24 de noviembre, fecha en la que se iniciará la pericia de ADN solicitada. También sostuvo que se está a la espera de los resultados de las pericias de los celulares. La querella, en tanto, adhirió a los planteos del acusador público.

PEDIDO DE
MORIGERACIONES
A su turno, el abogado Guillermo Iglesias, quien asiste a Nadia Dahlel Kesen, Sergio Andrés Solís y Miguel Angel González pidió la morigeración de la prisión preventiva de todos. Para el último propició el arresto domiciliario y que se equipare su situación con la de Jorge Gabriel Herrera, quien desde el inicio de la causa tuvo prisión nocturna y salidas laborales. A tal efecto ofreció informe socio ambiental y documentó la relación laboral.
En el caso de Solís el pedido fue idéntico, pero se agregó un aspecto que hace a la salud del imputado, para quien se pidió que se profundice su atención médica atento a los estudios de laboratorio que debe realizarse por prescripción médica.
En tanto que volvió a pedir la prisión domiciliaria de la única mujer que está vinculada a la causa como autora intelectual, afirmando que durante el mes que transcurrió de investigación "se debilitó su vinculación en el hecho".
Por su parte, el abogado Alejandro Fuentes, quien asiste técnicamente a Herrera, presentó un informe socio ambiental para solicitar la libertad de su pupilo y en forma subsidiaria pidió el arresto domiciliario con salidas laborales, presentaciones en sede policial y prohibición de salir de la provincia.
Por último, el abogado particular Juan Carlos Smith, en representación de Velázquez, también pidió la libertad tras presentar informe socio ambiental y documentar la existencia de una relación laboral, agregando que hace pocos días nació su hijo y es único sostén de familia. Además, destacó que no tiene antecedentes computables y de manera subsidiaria reclamó prisión domiciliaria con salidas laborales y presentaciones en sede policial.

TODOS PRESOS,
MENOS HERRERA
Tras escuchar a las partes, la juez declaró un cuarto intermedio para deliberar y finalmente resolvió rechazar las morigeraciones solicitadas para Kesen, Solís, González y Velásquez, aclarando que durante la apertura de la investigación tomó como referencia la calificación menos gravosa a sólo efecto de analizar la medida de coerción, pero la calificación con la que se investiga el caso es la propuesta por la Fiscalía durante el control de la detención y que incluye los agravantes de promesa de remuneración y la de ex cónyuge que le cabe a Kesen.
Una vez hecha la aclaración resolvió mantener la prisión preventiva de los nombrados hasta que finalice la investigación, el 9 de febrero de 2016, mientras que para Herrera hizo lugar a la libertad que reclamó su defensor.
Hay que tener presente que Expósito Moreno fue asesinado en la noche del 25 de junio de 2014. Un "sicario" lo sorprendió cuando ingresaba a la casa que alquilaba en el barrio 13 de Diciembre y lo acribilló. El crimen generó conmoción internacional ya que el ciudadano español se había radicado en esta ciudad para luchar por la restitución de la hija que tenía con Kesen.
La pequeña había nacido en España y lo mataron cuando faltaban cinco días para que volviera junto a la niña a Andalucía, donde iba a discutir la tenencia judicial con su ex pareja.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico