Liberaron a tres de los rugbiers argentinos acusados de golpear a un policía en Brasil

Otros cuatro siguen detenidos por un trámite burocrático ya que la orden de libertad presenta errores de ortografía en sus nombres y apellidos. Ninguno de los siete implicados tiene autorización para salir de ese país.

Tres de los rugbiers argentinos que estaban detenidos en Brasil desde el 11 de marzo, imputados por golpear a un policía en un bar de la ciudad de Río de Janeiro, fueron liberados ayer luego de que la Justicia aceptara un habeas corpus presentado por sus abogados, en tanto otros cuatro continúan presos.
Los beneficiados son Adrián Augusto Di Donato, Hernán Gabriel González y Tomás Fernández Garay, quienes ayer por la tarde salieron del Complejo Penitenciario de Gericinó, en Bangú, tras 15 días de encierro, informó un allegado a los jugadores del club Los Cedros.
Patricio Velázquez, que también estaba preso desde hace dos semanas, y sus compañeros Ignacio Iturraspe, Matías Agustín Tapia Gómez y Fermín Francisco Ibarra, detenidos el jueves cuando iban a regresar a la Argentina, continuaban detenidos al cierre de esta edición y se espera que sean excarcelados en las próximas horas o el lunes.
Agustín Iturraspe, hermano de Ignacio y quien se encuentra en Río de Janeiro, explicó al canal TN: "la orden de libertad es para los siete, pero salieron tres y los otros chicos están con todo el papelerío".
"El tema es que la orden de libertad salió con errores de ortografía, es insólito, pero esto es lo que está dilatando la salida del resto", explicó el joven, que dijo que los abogados y personal del consulado argentino en Río de Janeiro están trabajando para que esto se subsane.
Pese a que recuperaron la libertad, los rugbiers no podrán regresar por ahora a la Argentina, ya que la Justicia brasileña les impuso la obligación de presentarse cada tres meses y si bien pueden alojarse en cualquier ciudad, no pueden salir del territorio del vecino país.
Según Iturraspe, si bien el hecho de que vayan recuperando la libertad es "un paso adelante", el problema principal es "el perjuicio que les están ocasionando a nivel anímico, psicológico, laboral y familiar".
El joven sostuvo que, por lo que le informaron los abogados, "ninguno de los siete chicos le propició un golpe a esta persona" (por el policía que sufrió una fractura de mandíbula) y en la pelea había ciudadanos brasileños que no están detenidos.
Explicó que "cuatro chicos estaban fuera del predio al momento de la agresión, otros dos ni siquiera participaron y otros dos sí", pero ninguno de ellos lesionó al efectivo.
"Acá directamente los ingresaron a una de las cárceles más peligrosas de Brasil sin prueba alguna. Hay videos peritados que prueban que ninguno de los chicos fue el que produjo el golpe", remarcó el joven en alusión al penal de Bangú, que alberga a unos 17.000 presos.
Agregó que "han querido agarrar a alguien y tranquilizar a la Policía, porque (esa fuerza) está metiendo mucha presión" y consideró que hay un "ensañamiento" con los jugadores por ser "extranjeros".
El incidente por el cual los argentinos están detenidos ocurrió el viernes 11 de marzo en el bar Palaphita Kitch del barrio Gavea de Río de Janeiro, cuando parte del plantel superior del equipo de rugby Los Cedros, del partido bonaerense de Malvinas Argentinas, salió a pasear en el marco de una gira en la que iban a disputar varios partidos amistosos.
Según el relato que realizaron los rugbiers, algunos brasileños los increparon en el bar por ser argentinos y ellos reaccionaron, por lo que se originó una pelea.
Inicialmente, los siete jugadores habían sido detenidos, pero tres recuperaron la libertad a las pocas horas.
El jueves, esos tres habían sido autorizados por un juez de turno a regresar a la Argentina tras la aceptación de un habeas corpus presentado por sus abogados, pero cuando ya estaban sentados en el avión, los obligaron a bajar y también los llevaron detenidos a Bangú.
El entrenador del equipo, Pablo Di Niso, dijo hoy a Télam que "acá hay una situación que no pudo ser esclarecida, pero la realidad es que no pasó lo que la Justicia dice porque cuatro de los siete involucrados estaba afuera del bar en el momento de la pelea".
"Un quinto estaba en otro sector y los dos restantes participaron de una pelea con dos jóvenes que no son el policí­a que dice que fue herido. Fue una pelea mano a mano con otros dos", agregó.
El entrenador dijo que "está acreditado que el que participó de la pelea con el policí­a es otro de los integrantes del plantel que ya está en Buenos Aires y ofreció su testimonio para que sea incorporado en la causa".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico